Historia 


Presencia de enterramientos orientalizantes femeninos en el interior peninsular: una explicación

Que los pueblos colonizadores mediterráneos buscaban ampliar su abanico comercial en la península Ibérica es algo de sobra conocido pero, ¿les bastaba con quedarse en las zonas de costa o introdujeron sus contactos hacia el interior peninsular? Veámoslo.

Reconstrucción panorámica del palacio-santuario de Cancho Roano

Reconstrucción panorámica del palacio-santuario de Cancho Roano

La aparición en tierras extremeñas de una serie de construcciones monumentales, entre las que destaca el palacio-santuario de Cancho Roano (Badajoz), parece que puede responder claramente que estos contactos eran una realidad. Estos centros se extienden por la cuenca del Guadiana, próximos a las vías de paso, aunque, situándonos en una zona más al norte, hemos de resaltar la aparición de diversos enterramientos femeninos de carácter orientalizante en puntos estratégicos de la cuenca del Tajo.

El primero de ellos sería el enterramiento femenino del castro de Santa Cruz de la Sierra (Cáceres), situado en un alto desprendido de la Sierra de Montánchez desde donde es fácil dominar hacia el norte la llanura de Trujillo y, hacia el sur, la depresión del Guadiana, mientras que a sus pies se encuentra el Puerto de Santa Cruz. El ajuar que acompañaba a la mujer allí enterrada contenía cerámicas fabricadas en el Bajo Guadalquivir cuyo origen se ha considerado fenicio-púnico. La fecha que se ha dado para el enterramiento ha sido el siglo VII a. C., aunque podemos remontarla  al VIII a. C.

Tesoro de Aliseda

Tesoro de Aliseda

El segundo, y más conocido, sería el enterramiento hallado en Aliseda (Cáceres), situado en las faldas de la Sierra del Aljibe, importante enlace de caminos desde donde puede controlarse por una parte el cruce de la Sierra de San Pedro, divisoria entre las cuencas del Tajo y del Guadiana, y por otra el camino entre Cáceres y Portugal . La tumba se ha considerado como un enterramiento femenino debido a las características del ajuar, aunque no se recogieran los huesos en el momento de la excavación.

Dicho ajuar se compone de unas 300 piezas de oro y diferentes piezas de plata de origen sirio-fenicio, con ciertos rasgos chipriotas, fenicios y etruscos, aunque probablemente su elaboración sea peninsular, constituyendo de esta manera un elemento colonial importado por el mundo indígena del suroeste. De este modo, el ajuar de Aliseda, según nos dice Almagro-Gorbea, ha de ser considerado del Mediterráneo Occidental, perteneciente a una colonia fenicia. La cerámica encontrada en el ajuar se divide entre cerámica a mano de origen local y cerámica torneada procedente de la Baja Andalucía. La fecha en la que se ha datado este enterramiento ronda el siglo VII a. C.

Estela de las Herencias, cercana al enterramiento de La Casa del Carpio

Estela de las Herencias, cercana al enterramiento de La Casa del Carpio

En tercer lugar, la tumba de La Casa del Carpio (Toledo) contiene los restos de una mujer adulta y un recién nacido. Se encuentra situada al pie del río Gévalo, afluente del Tajo, cerca de la estela de las Herencias y del vado de Azután , zona donde el Tajo se cruza fácilmente justo antes de encajonarse en el territorio extremeño. El ajuar que acompaña a las dos personas allí enterradas denota un elevado rango social, destacando el origen orientalizante de las piezas. Entre los objetos que lo componen destaca una clepsidra destinada a rituales de libación funeraria, cerámica pintada del tipo del suroeste, recipientes a torno de gran tamaño, jarritas fenicias y diversos objetos metálicos (un posible brasero, un fíbula de tipo Alcores o los restos de un broche de cinturón, anillos y adornos personales, dos cuchillos de hierro, metal excepcional en la región en estos momentos, y un vasito de plata finamente labrado a partir de una única chapa).

Analizados los enterramientos, su localización y sus ajuares, nos toca intentar explicar cuáles serían los motivos que llevaron a esas mujeres hasta la cuenca del Tajo, aunque el argumento de que llegaron posiblemente para unirse con algún personaje importante de entre los indígenas de la zona, justo en un momento en el que se observa que el comercio tartésico estaba tratando de abrirse camino hacia el norte, es el que mejor parece responder a esta cuestión. El hecho de que se trate de mujeres de alto rango hace pensar que pudieron ser utilizadas para sellar pactos políticos, habiendo quien ha llegado a pensar que a raíz de la difusión de los intercambios aparecería la necesidad de establecer alianzas con los poderes locales indígenas, algo imprescindible en cualquier empresa comercial llevada a cabo con tierras lejanas .

Por tanto, la explicación que se daría para entender la presencia de estas tumbas en esa zona determinada sería la existencia de matrimonios mixtos entre tartesios e indígenas del interior, cuyo objetivo sería el facilitar la expansión del comercio tartésico. Así, las desposadas serían, muy probablemente, mujeres jóvenes de alto rango, princesas del suroeste, que fueron casadas con señores locales procedentes del hinterland tartésico. Los matrimonios se realizarían como parte del establecimiento de lazos de parentesco entre jefes, garantizando la paz y la libre circulación de gentes y mercancías entre ambos territorios. A la hora de su muerte estas mujeres, que llevaron con ellas sus propios objetos de prestigio, se harían enterrar con ellos como símbolo de su rango.

 

Vía| GONZÁLEZ WAGNER, C., “Fenicios y autóctonos en Tartessos. Consideraciones sobre las relaciones coloniales y la dinámica de cambio en el suroeste de la Península Ibérica”, TP 52 (1), 1995; JIMÉNEZ ÁVILA, J., “Cancho Roano y los complejos monumentales post-orientalizantes del Guadiana”, Complutum 8, 1997; MARTÍN BRAVO, A.M. “Evidencias del comercio tartésico junto a vados y puertos de la cuenca del Tajo”, AEspA 71, 1998; RUIZ-GÁLVEZ PRIEGO, M. L. “La novia vendida. Agricultura, herencia y orfebrería en la protohistoria de la península Ibérica”, Spal 1, 1992.

Imágenes| Cancho RoanoTesoro de la Aliseda, Estela de las Herencias

En QAH| El misterioso reino de Tartessos

RELACIONADOS