Salud y Deporte 


Precauciones alimentarias en verano

Durante el verano, las altas temperaturas favorecen el desarrollo de diversos microorganismos en los alimentos, ya que el calor es un caldo de cultivo ideal para esta situación.

Cualquier alimento que compremos debe encontrarse dentro de los límites de consumo, procurando tener un amplio intervalo de tiempo hasta su fecha de caducidad, es por ello que se hace indispensable una especial atención y cuidado de los alimentos en esta época del año, estableciendo una serie de medidas de precaución:

–  Máximo control respecto a huevos y  salsas como la mayonesa

La yema del huevo es un medio ideal para el desarrollo de Salmonella, bacteria cuya temperatura ideal de desarrollo es 37ºC. Debemos, por tanto, evitar que alimentos o salsas que contienen huevo permanezcan mucho tiempo a temperatura ambiente.

–  Cocinar de forma correcta los alimentos

Los alimentos pueden estar contaminados por microorganismos. Si éstos se cocinan bien, los gérmenes pueden ser destruidos por el calor. La temperatura a la que debe someterse el alimento debe ser suficiente para que alcance un mínimo de 65º C en el centro del producto.

Gazpacho

Comidas como el gazpacho deben ser refrigerados inmediatamente para su posterior consumo

Correcta conservación de alimentos ya cocinados y elaborados

Para conservarlos después de su preparación, pueden mantenerse calientes hasta su consumo aquellos alimentos que lo permitan (sopas, purés,…). Otro tipo de alimentos que no puedan ser sometidos a calor (ensaladas, gazpachos, etc.), deben ser refrigerados inmediatamente.

 Consumir los alimentos inmediatamente después de ser cocinados

Es la mejor manera de evitar el desarrollo de los microorganismos. No dejar nunca los alimentos cocinados a temperatura ambiente.

Evitar el contacto entre los alimentos ya cocinados y los crudos

Un alimento cocinado puede volver a contaminarse por contacto con un alimento crudo o con utensilios que anteriormente hayan sido usados para procesar un alimento crudo (cuchillos, tablas, superficies, etc.). El trapo de cocina o la bayeta puede ser un excelente vehículo de contaminación. Es preferible usar papel de cocina.

Mantener los alimentos fuera del alcance de roedores e insectos

No hay que olvidar que los animales pueden ser portadores de gérmenes patógenos y parásitos que originan enfermedades de transmisión alimentaria.

Utilizar agua potable

El agua potable no es sólo imprescindible para beber, sino también para preparar los alimentos. Deben usarse aguas envasadas o aguas de la red pública de distribución. No se debe beber ni utilizar agua procedente de pozos o fuentes que no esté potabilizada.

 

Con el cumplimiento de todas estas normas, lograremos evitar la aparición de las tan temidas toxiinfecciones alimentarias, muy comunes por estas fechas, como puede ser la salmonelosis.

Aparte de todos estos consejos, hemos de recordar que durante el periodo estival no podemos descuidar el consumo de agua, ya que las altas temperaturas pueden favorecer golpes de calor y lipotimias debido a una insuficiente hidratación, por lo que además de beber la suficiente cantidad de agua al día (2 litros), se recomienda también el consumo de fruta como la sandía, cuya composición está formada casi exclusivamente por líquidos.

Vía| EnLíneaOnline

Más información| Alimentación-Sana

En QAH| Claves para adelgazar y fortalecer en verano, ¿Las conoces todas?¿Sabías que la grasa puede ser un nutriente antiobesidad?La hidratación en el deporte

Imagen| Gazpacho

RELACIONADOS