Cultura y Sociedad, Historia 


¿Por qué no se controla con más firmeza la posesión de armas de fuego en los Estados Unidos?

 

armas_eeuu1

La posesión de armas se considera un derecho de todo ciudadano estadounidense

Tras los continuos incidentes que salpican a los Estados Unidos relacionados con la proliferación y uso desmesurado de las armas de fuego, no hay más que recordar la masacre de Connecticut o el más reciente todavía atentado de Boston, la mayoría de la sociedad se pregunta lo siguiente ¿Porqué en los EEUU no se elimina o controla con más firmeza la posesión de armas de fuego?

Para entender todo el proceso hay que remontarse a los orígenes del país. El entorno de las Trece Colonias británicas, las antiguas EEUU, situadas en la cornisa atlántica de Norteamérica, era bastante peligroso. La cercanía de las colonias francesas, la actual Canadá, y las tierras de los nativos americanos, que los colonos ambicionaban, hacían absolutamente necesario el uso de armas para defender y aumentar los nuevos territorios.

Con el inicio de la independencia de las colonias norteamericanas de Gran Bretaña, esta necesidad aumentó considerablemente. Como prueba de ello se puede citar la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, aprobada en 1791, donde aparece recogido el derecho de todo ciudadano a portar armas. Este derecho es bastante lógico por la situación de la joven nación a finales del siglo XVIII, amenazada todavía por una posible invasión británica, como sucederá en 1814.

La justificación que ofrecen los padres fundadores de la Nación resulta bastante convincente, entendiendo el marcado carácter liberal de la nueva Constitución. En palabras de Thomas Jefferson “ningún hombre libre deberá jamás verse impedido de usar armas en sus propias tierras”. El argumento principal que esgrimen estos próceres es el derecho que tienen los ciudadanos de defenderse ante cualquier intento de dictadura o de mal gobierno, como ya había sucedido cuando Gran Bretaña aumentó “injustamente” los impuestos a las Trece Colonias, siendo esta la causa principal de la guerra de Independencia.

Por otro lado, el padre fundador Alexander Hamilton creía que los gobiernos locales, apoyados por las milicias ciudadanas podían asumir el papel del futuro ejército federal, todavía en fase de creación y que no tenia presencia en todos los Estados, aunque opinaba que la única fuerza armada debía ser el ejército federal. Otro prócer estadounidense, James Madison, creía que las milicias ciudadanas servían para evitar que un Estado dictatorial controlara el país, defendiendo la libertad de la población, además argumentaba que los estados europeos limitaban la tenencia de armas para mantener controlada a la población y conservar el poder.

Con el inicio de la conquista del “Salvaje Oeste” las armas se hicieron imprescindibles para los colonos, tanto para protegerse contra los indios como para evitar robos y asaltos en sus propiedades, ya que la presencia de las fuerzas del Estado en estas regiones fronterizas  y apartadas era prácticamente testimonial.

Con el desarrollo del país, gracias a la revolución industrial y a la práctica desaparición de la población nativa hostil, las armas de fuego fueron perdiendo poco a poco la función que tuvieron en épocas anteriores. Pero por otro lado, actualmente en muchas regiones apartadas de los grandes núcleos urbanos son necesarias, para proteger las propiedades de los ciudadanos de robos, asaltos violentos y de ataques de animales.

Protestas

Protestas en los EEUU para conseguir un mayor control sobre las armas de fuego

Pero la razón principal del fácil acceso que tienen los estadounidenses a las armas de fuego se debe principalmente a que la industria armamentística norteamericana necesita un mercado interior que consuma la ingente producción, a esto habría que sumarle el potente lobby político liderado por la Asociación Nacional del Rifle, que presiona a los políticos estadounidenses para evitar medidas que vayan en contra de sus intereses.

Además para muchos norteamericanos las armas de fuego son un hobby y las consideran como algo propio de su cultura, sirva como ejemplo que un joven de 18 años puede comprar un rifle, pero no puede comprar alcohol hasta los 21 años. Mientras que estas razones culturales, económicas y políticas no cambien, será muy difícil que los norteamericanos limiten la compra y el uso de las armas de fuego.

 

Vía| Historias de la Justicia (15/03/13)

Más Información| Ruiz Rivera, Julián, Los Estados Unidos, Editorial Alhambra, Sevilla, 1991

Imagen| La posesión de armas, Protestas en los EEUU

En QAH| ¿Porqué la Casa Blanca tiene ese color tan característico?

Para saber más| La Vanguardia, Diario de Sevilla

RELACIONADOS