Patrimonio 


¿Por qué las entrañas de Alfonso X reposan en la Catedral de Murcia?

Alfonso X El Sabio fue un rey excepcional, como excepcional fue también su enterramiento, dividiendo su cuerpo, su corazón y sus entrañas, un caso único en la historia de España a excepción de Felipe El Hermoso, cuyo corazón reposa en la iglesia de Nuestra Señora de Brujas mientras que su cuerpo se halla en la Capilla Real de Granada.

estatua-alfonso-x

Estatua de Alfonso X ‘el sabio’, en el Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba.

¿Por qué Alfonso X fue un rey excepcional?

Alfonso X fue un erudito en varias disciplinas, su escritorio real conocido como “Escuela de Traductores de Toledo” destacó en áreas como la ciencia, la historia o la astronomía, su obra literaria es considerada la base de la prosa castellana.

También el rey sabio fue un adelantado a su tiempo en cuanto a reformas económicas y legislativas, unificando diferentes fueros y códigos en su obra jurídica “Siete Partidas” considerada por muchos una de las obras más influyentes del derecho moderno. Estas leyes suponían una mayor intervención del estado, recortando en gran medida muchos privilegios feudales, lo que dio lugar a la rebelión nobiliaria en 1272.

Pero estas leyes introducían también cambios en los derechos sucesorios contrarios a la costumbre castellana, lo que propició que a consecuencia de la muerte del primogénito Fernando de la Cerda en 1275, su segundogénito Sancho el Bravo se levantara en armas contra su padre junto con buena parte de la nobleza castellana en 1282. Solamente Sevilla, Badajoz y Murcia permanecerían fieles a Alfonso X, lealtad de la que el rey estaba profundamente agradecido.

Con sus dotes negociadoras consiguió ganarse el apoyo de sus antiguos enemigos, los benimerines con quienes comenzó a recuperar las posiciones perdidas. Alfonso X el Sabio estaba ganando la guerra a su hijo Sancho cuando le llegó la muerte el 4 de abril de 1284 en Sevilla. Días después, el 30 de abril su hijo Sancho era proclamado rey en Toledo como Sancho IV el Bravo.

Ideario y creencias de Alfonso X

Para Alfonso X, el rey era el vicario de Dios en la Tierra y su misión consistía hacer de su reino un reflejo del Reino de los Cielos, aplicando justicia según el ideario cristiano y estableciendo la paz entre sus súbditos. Para el rey sabio, el reino era un cuerpo en el que el rey representaba la cabeza y el corazón, por otro lado, las entrañas se asociaban en el medievo con la misericordia divina.

urna-entranas-alfonso-x

Urna sepulcral que contiene las entrañas de Alfonso X

Última voluntad del rey sabio

En su segundo testamento Alfonso X especifica como desea ser enterrado:

“Que nos saquen el corazón, y lo lleven á la Santa Tierra de Ultramar, y que lo sotierren en Monte Calvario, alli donde yacen algunos de nuestros abuelos: y si llevar non lo pudieren, que lo pongan en algún lugar donde esté hasta que Dios quiera que la tierra se gane y se pueda llevar en salvo” Documento completo en soriaymas.com

Alfonso X se consideraba descendiente del rey Salomón, de ahí lo de “algunos abuelos”, en cuanto a llevar el corazón a Jerusalén, la tarea fue encargada a Frey Juan maestre del Temple quien nunca pudo cumplir los deseos del rey.

El monarca deja a la elección de sus “cabezaleros” entre el Monasterio de Santa María la Real de Murcia o la Catedral de Sevilla, en cualquiera de los casos especifica que las entrañas deben quedar en Murcia.

No es extraño que Alfonso X sintiera tanto afecto por Murcia, puesto que fue la primera ciudad que conquistó, y que le fue fiel en todas las circunstancias.

Hoy en día el corazón y las entrañas de Alfonso X reposan en una preciosa urna de piedra en la espectacular Catedral de Murcia

 

Vía| Documento del segundo testamento de Alfonso X.

Imagen| Urna de Alfonso X, Escultura de Alfonso X.

RELACIONADOS