Jurídico 


¿Porqué hay diferentes recargos de demora en la Administración Pública?

Esta pregunta levanta interrogantes ya que siendo ambas (la Seguridad Social y la Agencia Tributaria) Administración pública, no se entiende bien porqué el legislador hace una distinción en el pago de intereses de demora que, independientemente de las razones que puedan existir para ello, producen unos efectos totalmente distintos para el contribuyente.

            En el caso de la Seguridad Social, una vez vencido el plazo reglamentario de las cuotas, se devengan unos intereses del 20% a partir del día siguiente al vencimiento; esto ocurre en la actualidad, porque anteriormente, el interés de demora iba en función del tiempo que se tardase en pagar, es decir, al igual la Agencia Tributaria aplica en la actualidad, a mayor periodo transcurrido desde el vencimiento del plazo, mayor será el interés.

            El caso de la Agencia Tributaria recogido en la Ley 58/2003, de 17 de Diciembre, General Tributaria es distinto, siendo esta también Administración Pública. Este recargo se divide en tres tipos: el recargo ejecutivo con un interés del 5% aplicándose cuando se satisfaga la totalidad de la deuda una vez finalizado el plazo reglamentario pero siempre antes de la notificación de la providencia de apremio. En el supuesto que llegue la notificación la deuda devenga un interés de un 10%, denominado recargo de apremio reducido, que se aplica cuándo se satisface la deuda no habiendo sido ésta ingresada en periodo voluntario y una vez comenzada la fase ejecutiva. En el caso que la notificación sea del 1 al 15 se tendrá dicho plazo hasta el día 20; si la notificación llega del 16 al último día de mes, se encuentra de plazo hasta el día 5 del mes siguiente. Finalmente como último tipo extemporáneo, el recargo de apremio ordinario, cuyo interés es el mismo que en la Seguridad Social, del 20%.

Por lo tanto, el deudor que se halle en mora con la Agencia Tributaria le interesa satisfacer la deuda cuanto antes porque, a diferencia con la Seguridad Social, cuyo recargo es independiente del tiempo que transcurra, será siempre del 20%, lo que produce que el deudor no abone la cuantía debida con la misma celeridad que ocurre en la Agencia Tributaria.

Siendo los dos organismos Administración Pública, la recaudación es diferente. Se puede apreciar también en la devolución por cobro superior indebido; en el supuesto en que un autónomo cotiza de más en la Seguridad Social y éste solicita la devolución del ingreso indebido, la Seguridad Social no devuelve con los intereses pagados, en cambio la Agencia Tributaria en el caso de un ingreso superior indebido se devolverá los intereses de demora aportados.

            García De Enterría: “Hoy en día nos encontramos con una verdadera galaxia administrativa”

Vía| BOE

Más información| BOE

Imagen| Demora

En QAH| El aplazamiento y fraccionamiento de deudas

RELACIONADOS