Cultura y Sociedad, Historia 


¿Por qué tienes que ir a Potsdam?

Sanssouci

Sanssouci

Potsdam es una ciudad de visita obligada. Desde Berlín se llega tan solo en 40 minutos en S Bahn, uno de los sistemas de transporte público berlinés.

La ciudad está llena de lugares recomendables, muchos de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí descubrirás los más destacados. El resto, quedará por descubrir durante tu viaje.

De obligada visita es el palacio de Sanssouci, que en francés significa “Sin preocupaciones”.  Fue construido a partir de 1747 siguiendo los diseños del propio Federico el Grande, aquel rey humanista, músico, filósofo y artista.

entwurf

Boceto de Federico el Grande para Sanssouci

El exterior del palacio es una terraza de la que parten unas escaleras a lo largo de las cuales hay plantados unos viñedos. Al lado del palacio destaca el legendario molino de viento holandés: Cuenta la historia que al rey le molestaba mucho el ruido que el molino hacía, y decide comprárselo al molinero. Éste no acepta ninguna de las ofertas, y ante esa situación, el rey le recuerda que si quisiese, podría arrebatarle el molino sin ningún tipo de indemnización. El molinero le contesta que eso no puede pasar mientras exista la justicia en Berlín. Esa respuesta le sentó bien al rey, y desde entonces se convirtió en su protegido.

Pasear por los jardines sigue siendo hoy en día un juego del que participan todos los sentidos. Los caminos serpenteantes nos van descubriendo sorpresas arquitectónicas y escultóricas que bien nos recuerdan a la antigüedad clásica y a caprichos rococós. Allí encontramos la Casita china de té, que es un cenador con grupos escultóricos alegres que aunque pretendan evocarnos a la exótica China, delatan su origen europeo en los rasgos y la factura, delicadamente rococós.

También en Potsdam hay una Puerta de Brandemburgo, construida en 1770 por mandato de Federico el Grande, y por lo tanto anterior a la emblemática de Berlín, construida entre 1788 y 1791.

Puerta de Brandemburgo en Potsdam

Puerta de Brandemburgo en Potsdam

Potsdam tiene además importancia crucial para la Historia Contemporánea internacional. Allí se firmó la Conferencia de Potsdam en 1945 entre las potencias aliadas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial. La ciudad fue bombardeada durante la Guerra y ha ido reconstruyéndose poco a poco. Tras la guerra, formó parte de la RDA y por ello estuvo durante muchos años privada de la libre circulación. La Glienicker Brücke, obra de ingeniería de principios del siglo XX, se convertiría en escenario de intercambio de espías de Berlín este y oeste.

Después de impregnarnos de historia en Potsdam, el Barrio Holandés es un buen lugar para descansar, tomando un rico chocolate caliente en La maison du chocolat. Y si te gusta el cine, recuerda que cerca se encuentran los famosos estudios de cine Babelsberg.

Vía| Potsdam

Imágenes| Sanssouci, boceto de Federico el Grande para Sanssouci, Puerta de Brandemburgo en Potsdam

En QAH| ¿Por qué es la Puerta de Brandemburgo es el símbolo de Alemania?

RELACIONADOS