Actualidad Económica, Economía y Empresa 


¿Por qué Shell compra a BG Group?

La revolución en el sector energético que ha traído consigo el fracking vivía la semana pasada un nuevo capítulo, con el anuncio de la compra de BG Group por parte de Royal Dutch Shell por un importe en torno a 70.000 millones de dólares, una megaoperación de indiscutible relevancia internacional y la de mayor volumen en la última década.

Para entender esta operación, que reorganiza a los grandes actores de la industria energética y podría suponer el pistoletazo de salida para nuevas operaciones de fusión y consolidación en el sector, hay que entender en qué situación se encuentra hoy esta industria, y hacía dónde se dirige.

petroleo1Los recursos energéticos están ahí, en el subsuelo de nuestro planeta, y las compañías energéticas se dedican a buscarlos, extraerlos, transformarlos para que puedan utilizarse por empresas y consumidores, almacenarlos, transportarlos hasta el cliente y comercializarlos. Desde luego, sólo son rentables aquellos recursos donde la inversión que la compañía debe destinar para la búsqueda, extracción, transformación, logística y comercialización, podrá compensarse con el valor de mercado, dejando además un margen para la empresa. Por ejemplo, si todas las operaciones necesarias para extraer, transformar y transportar petróleo de un yacimiento de Alaska cuestan 100 $ el barril, mientras que dicho barril tiene un valor de mercado de 150 $ la compañía petrolera tendrá un margen de 50 $ que puede hacer rentable la operación.

Por supuesto, el coste más alto es el de extracción, el de la inversión necesaria para desarrollar una plataforma allá dónde se detectó el yacimiento, y extraer materia prima. De hecho, la necesidad de taladrar siempre en línea recta, según la tecnología antes existente en la industria, hacía inviable el coste necesario de explotar ciertos yacimientos dónde el subsuelo era especialmente difícil.

Simplificando mucho: el desarrollo del fracking, que permite taladrar en horizontal y vertical, y llegar por tanto a yacimientos que antes no podían explotarse según lo ya comentado, ha puesto en el mercado mucha más materia prima. A mayor oferta en el mercado, el precio tiende a bajar. Como resultado del fracking tenemos hoy precios del petróleo y del gas más bajos que hace unos años.

Este es el contexto actual en el que se encuentran las compañías de la industria energética, un escenario de precios inferiores, y con tendencia a seguir bajando, que hacen que muchos de sus proyectos de extracción anteriores al fracking ya no sean rentables a estos nuevos precios. Por esto, todas las inversiones que tenían comprometidas se vuelven pesados lastres, los nuevos proyectos se paralizan, y se impone en los consejos de administración la imperiosa necesidad de reinventarse y adaptarse al nuevo escenario.

petroleo2Y en este tablero de juego es donde el gigante Shell ha decidido mover ficha. Mientras Royal Dutch Shell es una compañía integrada, al igual que la mayoría de sus competidores internacionales, esto es, actúa en todas las fases de negocio (búsqueda, extracción, transformación, logística y comercialización de todos los derivados del petróleo y el gas), algo que supone una amplia estructura y unos márgenes más bajos, pero mayor volumen de venta, BG Group está especializado en el GNL (Gas Natural Licuado), una especialización que supone poca diversificación pero le permite trabajar con mayores márgenes.

Parece por tanto que Shell estima que sus recursos deben destinarse a apostar por este segmento de mercado, que antes suponía un menor volumen en su portfolio total, comprando al competidor líder del sector. Una apuesta que significa también convertirse en el nuevo líder mundial en GNL con el 20 % del negocio.

Así que todo indica que Shell en un ejercicio de pensamiento lateral ha respondido a los retos que para los grandes jugadores internacionales presenta el actual escenario de mercado escapando de las incertidumbres que suponía el negocio tradicional convirtiéndose en un gigante internacional especializado en un producto alternativo.

Ahora la pregunta es: ¿Cómo responderán sus competidores?

Vía | Valor Añadido 

Más Información | Zero Hedge  El País  The Economist 

Imágenes | Wikipedia  Wikimedia 

RELACIONADOS