Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


Por qué nos lleva la vida

Llega, llega el momento, siempre llega, y cuando llega dejas de ser consciente, consciente del paso del tiempo, consciente del cambio del espacio, consciente de cómo la vida se vuelve cada vez más frágil. La vida se vuelve frágil y al mismo tiempo se vuelve caprichosa, más que nunca, por ello te arrastra lejos, de tu hogar, de tu gente, de tu mundo, te obliga a romper con tu rutina para proponerte un reto, un desafío, una prueba de fuego.

Y te quemas, una y otra vez, te quemas constantemente y tus heridas no sanan, no cicatrizan, porque no puedes pararte ni un segundo a pensar en cómo reaccionar dentro de este torbellino de nuevas incógnitas.

Puede que te encuentres perdido, desorientado dentro de tanto caos, pero debes ser fuerte, tienes que ser capaz de hallar la calma en ese mar de dudas, de poner recto el timón y subirte a las olas de ese gran océano en el que crees que te estás ahogando, aun si te sientes solo, continúa navegando, guía las velas de tu viaje y haz que la oportunidad que te brinda la caprichosa vida sea única, irrepetible, todo en esta vida es irrepetible.

montana-Al-Hada-niebla-Taif-City_MILIMA20140222_0367_3

Por qué nos lleva la vida

Sal a la calle y cómete el mundo, bebe de los caprichos de la vida y haz tuyo cada momento que tengas a tu alcance, pero teme, teme, no tiene nada de malo, teme y siente que la distancia es real, que todo cuanto te separa físicamente de tu mundo está ahí, inquebrantable, sin moverse ni siquiera un milímetro. Es real, sin duda, la vida te ha llevado lejos, muy lejos, y qué, qué más da, seguirá llevándote lejos hasta que te alces, hasta que alcances las cumbres más altas del planeta, de los sueños, de la humanidad, no para sentirte superior, sino para ver todo lo que has tenido que recorrer hasta donde te encuentras.

Escala, camina, y regresa, regresa victorioso, sabio, sano, dispuesto a enseñar a los que están a tu alrededor que el mundo nunca es demasiado pequeño para querer recorrerlo en una vida, porque lo que realmente hace que la vida sea como es, hermosa, son los detalles, y los detalles son las sonrisas, las miradas, las palabras, los abrazos, las caricias, los besos, de uno con todos, de todos con uno, como desconocidos, como soñadores, como humanos.

Cuando te duelan los pies y te lloren los ojos, sólo tienes que pensar en aquellos que esperan tu regreso.

@Jota_PrietoAbia

Imagen| Milenio

RELACIONADOS