Economía y Empresa, Finanzas 


¿Por qué la renta variable es el mejor activo financiero a largo plazo?

A la hora de invertir nuestros ahorros con vistas  a largo plazo, son muchas las oportunidades que se nos ofrecen. Entre ellas podemos destacar la renta fija (letras, bonos y obligaciones del Estado o empresas privadas), la inversión en propiedades inmobiliarias, la compra de oro o la renta variable (acciones) entre otras.

Jeremy Siegel es autor del libro “Stocks for the Long Run” dónde se demuestra que las acciones son el mejor activo de inversión a largo plazo.

El primer obstáculo que nos encontramos y debemos superar es la temida inflación. El aumento generalizado de los precios a lo largo del tiempo es el primer enemigo que debemos batir si queremos mantener y/o mejorar nuestro poder adquisitivo, objetivo de cualquier individuo que se precie. Es por ello, que no consideramos la administración propia del dinero (por ejemplo, guardarlo debajo del colchón) ni la delegación de esta administración a las entidades bancarias (p.e., cuentas a la vista, depósitos…) como inversión financiera en sentido estricto. Dichas decisiones no generan una rentabilidad real positiva tras descontar la inflación, como sí hacen las descritas en el primer párrafo del artículo, es decir, con ellas perdemos poder adquisitivo.

Una vez descartadas estas dos opciones es momento de explicar por qué debemos invertir en la “temida” renta variable como incita el título de la entrada, en vez de enfocar nuestros ahorros a algo “más seguro” como la renta fija o el oro. Nótese el uso de las comillas, ya que esos adjetivos que acompañan a renta variable y fija respectivamente son totalmente desacertados.

Al contrario de lo comúnmente creído, según un estudio contrastado del profesor  J. Siegel, en el largo plazo (horizontes de 10 o más años) la renta variable es una activo mucho más seguro, no sólo que la renta fija, sino también que el oro y las propiedades inmobiliarias. Esto es debido a que cuando invertimos en acciones, estamos comprando una parte del negocio de una empresa, y por tanto de su crecimiento y expansión a lo largo de los años. En contra de esto, si invertimos en la renta fija de Estados, dependeremos de las actuaciones de éstos, y se ha comprobado a lo largo de la historia que en muchas ocasiones dichas actuaciones les han llevado a la quiebra y por tanto a la pérdida de lo invertido en ellos.

Las acciones son el activo que mayor rentabilidad produce en el largo plazo.

Además, otro aspecto determinante es la rentabilidad que arrojan estos diferentes vehículos de inversión a lo largo del tiempo. La renta variable no sólo es el activo más seguro, sino que también es el que mayor rentabilidad retribuye si tomamos promedios anuales. En este sentido, la diferencia con las demás alternativas es abismal: según el mismo estudio del profesor Siegel, un dólar invertido en el año 1800 en oro serían actualmente unos 19,75$; si hubiéramos decidido invertirlo en renta fija sería actualmente una cifra entre 5.000$ y 15.000$ tras más de doscientos años; por último, si en vez de esas alternativas en 1800 eligiéramos invertir dicho dolar en acciones, ahora mismo tendríamos nada mas y nada menos que 8.800.000$. Si, leen bien, más de ocho millones de dólares.

Mayor seguridad, y  rentabilidad, mejorando su poder adquisitivo, ¿saben ahora por qué la renta variable es el mejor activo financiero a largo plazo?

 

Vía| Inversión en valor – inBestia.com

Más información| inBestia.com

Imagen| iAhorro.com, Speakers.com

En QAH| Value Investment, Análisis Fundamental

 

RELACIONADOS