Jurídico 


¿Por qué la exención del IBI por parte de la Iglesia no es un privilegio fiscal?

La Iglesia Católica está exenta del pago del IBI

Una de las mayores controversias desde hace unos años y hasta hoy, es referida a la exención que disfruta la Iglesia Católica sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). ¿Goza la Iglesia Católica de una privilegio fiscal?¿Debería afrontar tal impuesto? En las siguientes líneas les explicaré el por qué esta exención no es un privilegio exclusivo de la Iglesia y cómo está regulado este impuesto.

No tenemos mejor argumentario que la ley, en este caso acudimos primeramente a un tratado que fecha en 1979 y que se presume necesaria su presentación. Hablamos del Acuerdo sobre Asuntos Económicos entre el Estado Español y la Iglesia Católica, cuyo artículo cuarto enumera una serie de inmuebles exentos de tal impuesto : templos, capillas, residencias de consagrados, seminarios formativos… No obstante, se nos queda coja la exposición con este tratado que quizá indicaría efectivamente un privilegio fiscal exclusivo. Vamos con dos leyes.

La primera es la Ley Reguladora de Haciendas Locales, la cual arranca el carácter exclusivo de esta exención por parte de la Iglesia Católica, puesto que el Gobierno firmó parejo acuerdo con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas, la Federación de Comunidades Israelitas y las Comunidades de Confesión Musulmana. No bastando con ello, y aludiendo esta vez a la la Ley 49/2002, de 23 de diciembre de Régimen Fiscal de las Entidades Sin Fines Lucrativos, la cual en su artículo decimoquinto, apartado primero, exenta del pago del IBI a aquellas entidades sin ánimo de lucro, entre las cuales se encuentra indudablemente la Iglesia Católica. Sea el lector devoto o no de la confesión católica, bajo un prisma meramente objetivo y aludiendo al Catecismo de la Iglesia Católica en su párrafo dedicado a la Constitución Jerárquica de la Iglesia, ésta tiene la misión de enseñar, santificar y gobernar lejos de la lucratividad como fin último.

Con ello, el debate de la exención del pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles por parte de la Iglesia Católica indica que ni es un privilegio fiscal exclusivo, ni siquiera es privilegio asecas. Con la ley en la mano, la legitimidad de dicha exención se encuentra garantizada.

 

Vía| Apologética Católica, Noticias Jurídicas, MBarral Webs

Imagen| Iglesia Católica

RELACIONADOS