Jurídico 


¿Por qué existen las leyes?

El ser humano vive en sociedad en la cual sería inimaginable vivir sin orden, sin ningún método o forma que regule la conducta de las personas, de ahí la existencia de las normas y el Derecho. La norma es una ordenación del comportamiento humano según un criterio que conlleva, por una parte una sanción al no ser cumplida o por otra parte la norma también puede ser coactiva, es decir, la posibilidad de utilizar la fuerza para que se cumpla.

Los conflictos nacen como consecuencia de la evolución de la sociedad, surgen incompatibilidad de ideas y/o pensamientos entre diferentes sociedades que conlleva a que se produzcan tensiones, frustraciones alcanzando como resultado una convivencia  difícil  y con  poco entendimiento entre las personas.
El conflicto es una relación entre dos o más partes y de esas partes surgen más conflictos o conflictos accesorios y se convierte en un enfrentamiento bien sea entre personas o entre grupos sociales.

 La percepción de incompatibilidad de objetivos viene dado por la posición contraria de cada una de las partes dentro del conflicto y sin percibir ninguna solución aparente; si las compatibilidades dieran como resultado una satisfacción de objetivos por parte de los actores diríamos que estamos con una relación de interdependencia llamada cooperativas. Por el contrario, si la compatibilidad no es posible entre sí, existe una relación conflictiva, cada parte lo percibe de una manera ya que hay dos puntos de vista. El primer punto de vista es la existencia real de una incompatibilidad, y el segundo punto de vista es la existencia que perciben las partes de esta incompatibilidad.  Todo esto hace el interminable conflicto y la necesidad de que haya mediadores. Aquí debe entrar en juego las normas, ya que  las normas existen en tanto que  existe la sociedad.

 Un conflicto puede acabar de cuatro formas diferentes, en primer lugar el  conflicto acaba por imposición, es así cuando una parte consigue su objetivo y la otra parte se ve frustrada y queda impuesto la prevalencia del objetivo del otro. En segundo lugar un conflicto acaba en retirada cuando igual que en el caso anterior, consigue el total objetivo ante el otro, la diferencia es que en este caso una parte presenta su renuncia. En tercer lugar la conversión del conflicto se da si una parte asume el objetivo de la otra parte, no quiere decir que lo hubiera cumplido, sino que desaparece un objetivo incompatible y la diferencia es que uno de los dos (el que desiste) no sigue luchando por su objetivo. Por último, se puede llegar a un acuerdo mediante un compromiso, se trata de un intercambio de concesiones recíprocas entre las partes, para dar fin al conflicto y sobre todo para que en un futuro no vuelva a surgir.

Vía|Conflictos y formas de resolución.

Imagen| Ley, Desacuerdos.

Más información| Conflicto, Formas de solución.

Más información QAH| El tribunal Constitucional,

RELACIONADOS