Economía y Empresa, Finanzas 


¿Por qué el oro es un activo refugio?

En tiempos de gran incertidumbre en los mercados financieros los inversores se refugian en activos mucho más seguros que las habituales acciones del mercado de renta variable, como podría ser el dólar estadounidense, los bonos del tesoro de Estados Unidos, los metales preciosos y otras divisas como el franco suizo.

Pero ¿y qué es un activo de refugio? Un activo de refugio es aquel que en la teoría debería generar importantes ganancias a sus poseedores en medio de un ambiente de incertidumbre financiera y aversión al riesgo.

¿Por qué el oro es un activo refugio?

¿Por qué el oro es un activo refugio?

Entre los más demandados por los inversores de todo el mundo destacan la deuda gubernamental estadounidense y alemana, el oro, el dólar estadounidense y en los últimos años el franco suizo, algo que ha puesto en aprietos al Banco Central de Suiza. Como ya vimos en Qué Aprendemos Hoy, la razón por la que estos activos han sido tan demandados es que su variabilidad ha estado – prácticamente – correlacionada con el mercado de manera perfectamente inversa, haciendo que cuando la bolsa caía éstos activos subieran de valor.

En esta ocasión nos centraremos en el caso del oro, un metal al que los inversores acuden cuando existen presiones inflacionarias, así como débiles expectativas para el crecimiento económico o fuertes inestabilidades en el sistema monetario.

Una de las ventajas del oro es su liquidez, ya que puede convertirse inmediatamente en moneda y además, su valor monetario no está controlado por ninguna autoridad.

En tanto, debido a que el metal está valorado en dólares, cuando el precio de ésta divisa se eleva, el precio del metal retrocede, ya que pierde atractivo, mientras que cuando el dólar cae el precio del oro aumenta. En épocas de política monetaria expansiva, como la que vivimos, el precio no hace más que subir. Así, en tiempos de crisis el precio del metal se incrementa con fuerza, como es el caso del 2008, cuando explotó la crisis financiera con la quiebra del banco Lehman Brothers.

En septiembre del 2011, los precios del oro al contado alcanzaron su máximo histórico al cerrar en 1,902 dólares la onza, en medio de la crisis de deuda europea y un menor crecimiento de la economía de Estados Unidos.

Lo anterior rápidamente provocó grandes temores sobre que se estuviera formando una burbuja del oro, por lo que para octubre de ese año la volatilidad se apoderó también de ese mercado y ahora el metal se cotiza en unos 1,589 dólares la onza, a 16.46% lejos de su máximo. De tal manera que los que compraron oro a poco más de 1,900 dólares y no vendieron a tiempo tuvieron que enfrentar esa pérdida.

No obstante, algunos especialistas están confiados en que el metal dorado recuperará su atractivo como activo de refugio, debido a presiones inflacionarias que podrían generarse ante la actual liquidez que inunda a los mercados de gran parte del mundo, en especial el estadounidense ante los programas de flexibilización cuantitativo que ha implementado su banco central.

En este contexto, los bancos centrales del mundo también han elevado sus tenencias del metal, en ánimos de diversificar sus portafolios que se componen en su mayoría por euros y dólares estadounidenses.

 

Más información| El oro… ¿muere?

Imagen| Acciones y bolsa

En QAH| ¿Existen activos con ß=0? ¿y con ß negativa? | ¿Qué es el WACC? | ¿En qué consiste la estructura financiera de una empresa? | ¿Qué es la prima de riesgo? | ¿Cómo comprar empresas a buen precio? | ¿Qué son y cómo afectan las políticas monetarias y las políticas fiscales?

RELACIONADOS