Derecho Internacional, Jurídico 


¿Por qué cumple Ángel Carromero condena en España?

Si acudimos a los antecedentes del militante popular, sabemos que éste fue acusado mediante sentencia  por un Tribunal cubano por homicidio imprudente, tal y como disponen las autoridades cubanas.

A día de hoy, el español cumple condena en España en régimen abierto de semilibertad (libertad condicional), con localización consistente en una pulsera telemática en su tobillo que se conecta a un receptor inalámbrico cada vez que llega a su domicilio en el cual debe permanecer desde las veintitrés horas a las ocho horas. Este sistema controla sus horarios y le sirve para confirmar que duerme en casa de lunes a jueves, además de tener la obligación de no salir de España, pero sí de Madrid los fines de semana.Audiencia Nacional

Ahora bien, para conocer el motivo de por qué habiendo cometido un delito en territorio extranjero cumple condena en España, debemos referirnos, en primer lugar, al Convenio Bilateral entre el Reino de España y la República Cubana de 1998.

El mismo Convenio exige identificar al reo, en este caso, conociendo que es español de acuerdo a las disposiciones establecidas en el Código Civil. Dicho esto, el nacional que en territorio cubano haya sido, mediante sentencia firme y ejecutoria, condenado por un Tribunal cubano de acuerdo a este Convenio, podrá cumplir su pena en establecimientos penitenciarios españoles o bajo la vigilancia de sus autoridades, tal y como se está dando en nuestro caso.

España es quien se responsabiliza, por tanto, de hacer la petición para que el reo cumpla condena en territorio español, siendo éste responsable de los medios para la vuelta del condenado. A partir de aquí, es nuestro Consejo de Ministros quien determina reconocer la sentencia cubana, para así poder dar traslado al expediente sancionador y cumplimiento de la pena.  Además, para que se dé el supuesto de pedir al Estado de condena (Cuba) que el reo cumpla condena en España y, por ende, pase a considerarse Estado de cumplimiento, la pena debe de ser también punible en el Estado español, así entendiendo, que el reconocimiento de la sentencia extranjera no supone someterse a su normativa, sino a la aplicación de nuestro ordenamiento jurídico.

Ahora bien, corresponde establecer el tribunal español competente para el cumplimiento y seguimiento de la condena, que de acuerdo al artículo 65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial “la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional conocerá de los delitos cometidos fuera del territorio nacional, cuando conforme a las leyes o los tratados corresponda su enjuiciamiento a los Tribunales españoles”. Es en este momento,  cuando se producen dos tesis que corresponde resolver al Tribunal: una, que se aplique la condena del tribunal sancionador, la cual va en contra de nuestro ordenamiento; y la segunda, que corresponde al Estado de cumplimiento, España, establecer las medidas que entiendan nuestros Tribunales, tesis finalmente llevada a cabo, así como simplemente informar al Tribunal cubano los beneficios penitenciarios y seguimiento del condenado.

Por otra parte, en el supuesto concreto, el condenado bien hemos dicho que no está cumpliendo condena bajo pena de cárcel como se daba en Cuba, sino que cumple bajo régimen abierto de semilibertad en las condiciones anteriormente expresadas. Fue una vez en España bajo las líneas del Convenio bilateral, donde se determinó dicho régimen por parte de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Segovia (centro penitenciario en el que ingresó al dejar Cuba), quien se encargó de estudiar la situación del interno y, finalmente su clasificación. Nuestro Reglamento Penitenciario dice que “para determinar la clasificación, las Juntas de Tratamiento ponderarán la personalidad y el historial individual, familiar, social y delictivo del interno, la duración de las penas, el medio social al que retorne el recluso y los recursos, facilidades y dificultades existentes en cada caso y momento para el buen éxito del tratamiento”. A tenor de esto, la Junta de Tratamiento entendió que no tenía que satisfacer cargos por responsabilidad civil, no se lo habían reclamado las partes pertinentes por entender la inocencia del mismo, así como reunir los requisitos establecidos en el citado Reglamento.

Dicho de tal forma, para resolver las cuestiones relativas al tratamiento penitenciario cuando el reo comete el delito en otro país, éste se resuelve acudiendo a los Tratados o Convenios internacionales, haciendo uso de la normativa interna cuando establece que el condenado deberá someterse al ordenamiento jurídico español siempre que el delito cometido en el país extranjero lo fuera también en España.

Vía| BOE, Noticias Jurídicas

Imagen| Audiencia Nacional

RELACIONADOS