Jurídico 


¿Por qué cooperan las empresas con la CNMC? El Programa de Clemencia

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el órgano encargado de velar por la defensa de la competencia. Para conseguir dicho fin la CNMC tiene la función de iniciar, de oficio o a partir de denuncia, la investigación y sanción de prácticas anticompetitivas que puedan perjudicar el funcionamiento del mercado interior, suponiendo un perjuicio para la libertad de empresa y los derechos de los consumidores.CNMC_logo_2

Las prácticas anticompetitivas tienen el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia en el mercado, las más habituales son la fijación de cuotas de producción o de ventas, el intercambio de información sobre los precios a aplicar o el reparto del mercado (art. 1 Ley de Defensa de la Competencia). Uno de los instrumentos más importantes con los que cuenta la CNMC en la lucha contra las prácticas colusorias se encuentra en el programa de clemencia, éste se ha convertido en un instrumento esencial para la detección de cárteles y la investigación de aquéllos en los que ya se ha abierto el expediente sancionador.

El programa permite a la CNMC que exima total o parcialmente del pago de la multa a aquellas empresas que faciliten elementos de prueba de la presunta infracción siempre que dichas pruebas aporten un valor significativo a las pruebas y declaraciones que ya se encuentren en manos de la CNMC. La concesión de esta ventaja tiene su base en la dificultad de detectar y poner fin a las conductas anticompetitivas, éstas se llevan a cabo en secreto y con ocultación y son muy difíciles de probar sino es con la intervención de las personas físicas o empresas que están involucradas en dicha infracción. Las pruebas aportadas por la empresa que solicita clemencia pueden añadir valor en los siguientes extremos:

–          Mejora de la capacidad de la Comisión para probar la existencia del cártel.

–          Descubrimiento de la participación de otras empresas.

–          La ampliación del período objeto de la infracción.

–          Establecimiento de hechos adicionales que repercutan directamente en el importe de la multa.

Además de este requisito, la empresa solicitante del programa tiene que poner fin a su participación en el presunto cártel, no haber destruido pruebas relacionadas con la solicitud y no haber adoptado medidas para obligar a otras empresas a participar en la infracción.

La multa que el art. 63.1.c) LDC impone a las conductas previstas en su art. 1 consiste en el pago del 10% del volumen de negocios total de la empresa en el ejercicio anterior a la imposición de la multa, para el caso de que se no se pueda calcular el volumen de negocios de ese año el art. 63.3.c) prevé que se le imponga a la empresa una multa de más de 10 millones de euros. Las multas que puede imponer la CNMC son como para tenerlas en cuenta, sirva como ejemplo la sentencia de 22 de febrero de 2012 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional que confirma una multa de 12.032.000€ impuesta a una empresa de cosméticos, o la sentencia de 8 de noviembre de 2012 de la misma sala que también confirma una multa de 15.945.483€ a una empresa de transporte marítimo de pasajeros.runners-305624_640

Estas ejemplarizantes multas son el principal motivo que tienen las empresas para cooperar con la CNMC en la investigación de la infracción. Las empresas van a tener un incentivo para ser las primeras en traicionar a sus compañeras ya que únicamente la empresa que cumpla la primera con los requisitos del programa va a conseguir la exención total del pago, por su parte, las demás empresas que también cooperen con la aportación de pruebas significativas van a disfrutar de un descuento inferior, un 50%, un 30% y un 20% en función del orden en que vayan cumpliendo con los requisitos. Esta manera de graduar la exención del pago se convierte en un aliciente para que las empresas pasen a ser informantes de la Comisión y resulte mucho más sencilla la obtención de elementos probatorios respecto a la existencia del cártel.

Por el contrario, el principal inconveniente que se puede encontrar es que no disuade a las empresas de que no cometan conductas anticompetitivas. La empresa que participa en el cártel podrá eximirse del pago de la multa si traiciona al resto de participantes, es decir, no se fomenta que las empresas no cometan la infracción sino que una vez cometida y posiblemente obtenido el beneficio de la misma, se coopere con la CNMC en el descubrimiento e investigación de la conducta prohibida. ¿Os parece esta la forma más acertada de hacer que las empresas cooperen? No sé si éticamente es la forma más correcta pero sí que se está mostrando como un instrumento muy eficaz en la lucha contra las conductas que suprimen la libre competencia en el mercado.

Vía | Comunicación sobre el programa de clemencia de la CNMC, colusión y clemencia, El Confidencial

Más información | Primeras experiencias en la aplicación del programa de clemencia en España por parte de la CNMC (PDF)

Imágenes | Pixabay, Wikimedia Commons

En QAH| ¿Qué es un cártel de empresas?, La CNMC: el nuevo superregulador español, Mucha tensión y poca competencia

Vídeo| Programa de clemencia, CNMC

RELACIONADOS