Economía y Empresa 


¿Por qué aprender a emprender?

APRENDER A EMPRENDER

Vivimos en una sociedad que no valora a los emprendedores. La cultura del emprendedor no está instaurada aquí como en el mundo anglosajón.

Y al no formar parte de nuestra cultura, es algo que no se enseña. En el libro de “Emprender es posible” de Luisa Alemany y Marcel Planellas se indica de forma muy clara “… a día de hoy, el sistema educativo en España no tiene un enfoque emprendedor. Por regla general… no fomenta la iniciativa emprendedora.” Es más, la figura del emprendedor está estigmatizada en muchos sectores de nuestra sociedad.

Por ello, en un cultura que no incorpora el valor de emprender, aprender a emprender es más importante que nunca.

Ser emprendedor no es sinónimo de montar una empresa. A veces, es sólo un modo de actuar frente a la vida, un estado de ánimo ante los retos de cada día o algo que llevas dentro y que te impulsa en todos los aspectos de la vida.

¿Qué tiene de positivo ser emprendedor?

1.- Es una ventaja competitiva

Vivimos un época de cambios sin precedentes. Las personas que son capaces de adaptarse a los cambios y sacar provecho de cada situación tienen una ventaja competitiva muy importante.

2.- Favorece tu independencia

Tener sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor ayuda a las personas a ser trabajadores independientes, a descubrir oportunidades en las circunstancias adversas, a crear su propio proyecto -muchas veces no porque quieran hacerlo, sino sencillamente porque no tendrán otras opciones- y a mejorar su nivel de autoconfianza.

3.- Vas a crear valor

Las personas con iniciativa emprendedora son capaces de solucionar nuevos retos y nuevos problemas. En este entorno cambiante, tener iniciativa es un factor diferencial que crea valor para la sociedad.

Sabiendo que la creación de riqueza y empleo están en la base del progreso económico, es importante conocer que los emprendedores -pymes y autonomos- son los principales generadores de puestos de trabajo. Los emprendedores y pymes generan el 62,9% de los puestos de trabajo, tal y como señala el Instituto Nacional de Estadística.

Aprender a emprender

Por ello, aprender a emprender es más necesario que nunca. Es necesario preparar a las personas para trabajos que hoy aún no existen, para resolver problemas y retos que hoy todavía no están planteados.

Ha aparecido una nueva competencia que es necesario desarollar en la educación: promover la iniciativa y el espíritu emprendedor.

La definición de la competencia en iniciativa y emprender es la de desarrollar la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Hace referencia al desarrollo de cualidades personales como la creatividad, la disposición a la innovación, la autoconfianza, la motivación al logro, el liderazgo, la comunicación y la resistencia al fracaso.

Porque uno de los mayores retos de las personas en el siglo XXI no es anticiparnos a un futuro incierto, sino asumir que viviremos en un escenario de incertidumbre permanente. La actitud emprendedora es ya una de las competencias más demandadas en las empresas, a la vez que es necesaria desde un punto de vista personal para tomar las riendas de tu propia vida.

Porque enseñar a las personas a ser trabajadores independientes, a descubrir oportunidades en las circunstancias adversas, a crear su propio proyecto -a veces no porque quieran hacerlo, sino sencillamente porque no tendrán otras opciones- y a mejorar su nivel de autoconfianza, es prepararlas para el futuro que les espera.

Siempre será una ventaja competitiva estar preparados para reaccionar ante situaciones diferentes, ante nuevos problemas y ante nuevas tecnologías porque no sabemos cómo será el futuro. Porque no podemos predecirlo. Por ello… la mejor manera de predecir el futuro es crearlo.

La mejor manera de predecir el futuro es crearlo”

Peter Drucker

 En QAH| Educación y emprenderEmprender tu proyectoEmprender: ¿Por dónde empezar?

RELACIONADOS