Economía y Empresa 


“Ponerse corto”:¿estrategia bursátil o mala praxis financiera?

Una de las estrategias más conocidas y más habituales utilizadas en el negocio bursátil es ponerse a corto. La idea general de esta estrategia es apostar porque el valor va a caer. En contraposición, existe la posibilidad de ponerse a largo, es decir, comprar un valor porque creemos que va a subir.

Hay varias herramientas que permiten ponerse corto, cada una con diferentes características; pero todas ellas tienen algo en común: el APALANCAMIENTO, que consiste en que se está especulando con más dinero del que en realidad se pone. Ponerse corto no implica un riesgo mayor que estar largo, pero el apalancamiento sí supone un riesgo mayor que comprar acciones directamente, así que cuidado con estos productos:

  • Una opción para ponerse corto es vender acciones que no se tienen: se piden prestadas, se venden al precio de hoy, y dentro de un mes (o de tres) las tengo que recomprar para devolverlas. Si las acciones caen, las podré recomprar más baratas y ganaré dinero, mientras que si han subido perderé dinero
  • Otra opción muy similar es hacerlo vendiendo futuros.
  • La tercera opción sería comprando warrants u opciones PUT.
  • La cuarta vía sería vendiendo opciones CALL (los warrants no pueden venderse si no se tienen, a diferencia del resto).
  • Y otras posibilidades sería comprar ETFs o Hedge Funds “invertidos“, que ganan o pierden al revés de lo que haga el mercado.

Pongamos un ejemplo que ilustre la primera opción ya que el resto son de gran complejidad y requieren conocimientos previos en opciones y futuros.

Si tu le dices a tu broker que quieres vender en corto 100 títulos de Google que cotiza a 500$, él se asegurará que tu tienes 50000 $ en tu cuenta – el coste de 100 títulos. El broker retirará ese dinero de tu cuenta y revisará en la lista de clientes que tienen títulos de Google aquel que tenga 100 títulos comprados. Revisando por casualidad ha encontrado a un  señor llamado D. José que tiene un milloncito de títulos de Google a 100$ que no toca hace años así que el Broker lo que hará será coger prestados esos títulos que D. José tiene y los venderá al precio que yo le he indicado y le pondrá una marquita a los títulos de D. José diciendo que le debe 100 títulos.

Imagínate que Google llega a 450$ y tu has decidido cubrir tu corto o lo que es lo mismo has decidido recomprar los títulos de Google que tenías en corto. El broker únicamente necesitará 45000 $ dólares para recomprar tus títulos y la diferencia entre lo que tu has puesto para ponerse corto y el precio que ha costado recomprar los títulos es lo que tu has ganado (50000$ – los 45000 que has necesitado para recomprar es tu beneficio 5000$) sin descontar comisiones del broker. Una vez realizada la operación, D. José recibe sus acciones, y tu has cobrado tu beneficio.

Todos se preguntarán, ¿por qué D.José te tiene que prestar a ti los títulos de Google para ponerte corto? El acuerdo de margin acount en EEUU le da poder a los brokers para tomar prestados los títulos depositados por alguno de sus clientes y usarlos. Para D. José en teoría no hay riesgo alguno ya que su dinero está depositado en el broker.

Os dejo este link bastante didáctico (en inglés) :

Si me dejáis que os deje mi opinión personal sobre esta práctica, creo que es una práctica abominable que desvirtúa la misión de los mercados secundarios “que las empresas puedan obtener financiación”. Esta estrategia convierte el mercado en una ruleta, o lo que es peor, acaba con la condición del libre mercado, ya que en ocasiones muchas entidades de inversión (brokers, bancos de inversión…) se ponen corto en un valor (apuestan a que va a caer); al verse estas posiciones reflejadas en las pantallas de los trader, la gente empieza a vender títulos, entonces el valor cae y cuando ha caído, los brokers y bancos de inversión lo compran barato (por lo que ganan doblemente, una por la estrategia de ponerse corto y la otra por comprar barato). Totalmente INJUSTO, si además tenemos en cuenta las pérdidas que se producen en aquellos inversores que obran de buena fe.

En QAH| ¿Qué son las operaciones en corto?

RELACIONADOS