Coaching Profesional 


Políticos y Twitter: acercando la política a los ciudadanos

El uso de las redes sociales con fines políticos está tomando cada vez mayor protagonismo en la actualidad. En este caso concreto de Twitter, he seleccionado 10 políticos junto con el número de seguidores que tienen a fecha de 13 de octubre de 2011. Aquí está la lista:

En el número 1, el político con más seguidores es Obama. Con más de 10 millones de seguidores, ha sabido utilizar esta herramienta desde su camino hasta la Casa Blanca (@whitehouse) Su última acción ha sido la de unir los planes de desarrollo de empleo nacional con la red profesional de contactos LinkedIn. A Obama le preguntaron y le siguen preguntando cuestiones de todo tipo relacionadas con su política, sobre todo laboral y referidas a la crisis (@AskObama). El presidente de los EEUU sólo es superado en seguidores por las estrellas musicales Lady Gaga y Justin Bieber.

Una labor parecida de preguntas ha querido hacer Mariano Rajoy (@marianorajoy) con el #preguntaleamariano, pero en este caso los internautas se lo han tomado a broma y tan sólo un porcentaje mínimo de mensajes son preguntas reales a Rajoy. Aún así y de cara a las elecciones del 20-N sigue aumentando su número de seguidores. En una situación parecida se encuentra Rubalcaba (@conRubalcaba) en la campaña electoral española.

Otro ejemplo es el de Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, con muchos mensajes, preguntas y respuestas, o el del socialista Manuel Recio que cuenta con un asesor de lujo, Alfonso Alcántara.

En el exterior, además de Cameron, Merkel o Sarkozy, nos encontramos con el caso de Hugo Chávez que tienes más de 2 millones de seguidores, líder de masas tanto frente a la TV como en las redes sociales.

Aunque todos ellos tengan varias personas gestionando las cuentas, los ciudadanos agradecen este valor añadido que se les exige a los políticos. La tendencia es que estos canales sigan acortando la distancia entre los representantes y los votantes. Si bien se debe hacer un uso continuado y no cortar las comunicaciones, por ejemplo, una vez finalizadas las campañas electorales.

Y el propio Twitter está actuando al respecto incorporando mensajes políticos al timeline de los usuarios, a través de anuncios o tweets promocionados.

Es útil que después de las elecciones del 20-N razonemos el impacto que han tenido en la decisión de votos, teniendo en cuenta la inversión en la gestión de campañas en Twitter, Facebook y resto de redes sociales y sacar conclusiones. Pero eso será dentro de unos meses.

Las personas han encontrado en las redes sociales un lugar donde tener voz, pero, ¿alguna vez tendrán voto?, espero que sí.

Imagen| Ministerio del Interior

RELACIONADOS