Economía y Empresa 


¿Políticas de demanda o políticas de oferta? El dilema de cómo salir de la crisis (VI)

De la crisis dotcom a la crisis subprime

La década de los noventa fue un período marcado por la transición hacia lo que muchos expertos denominaron la Nueva Economía, caracterizada por la financiarización de la actividad económica y la interdependencia creciente entre los agentes económicos a nivel global (ver anterior artículo para más detalle).

Los motores de este cambio fueron, sin duda, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, entre ellas una revolucionaria herramienta: Internet. Su implementación conllevó dos efectos: por un lado, incrementó la eficiencia de los procesos productivos, mejorando los indicadores de productividad; por otro, generó una espiral especulativa entorno a las acciones de una serie de nuevas empresas tecnológicas relacionadas con la Red, especialmente en Estados Unidos: la burbuja de las dotcom.

El desplome del Índice bursátil de referencia Nasdaq desde finales del 1r trimestre del 2000 anunció el estallido de la burbuja dotcom. Fuente: Cinco Días.

El desplome del Índice bursátil de referencia Nasdaq desde finales del 1r trimestre del 2000 anunció el estallido de la burbuja dotcom. Fuente: Cinco Días.

En el 2000, la economía norteamericana llevaba diez años de expansión basada en el incremento del PIB y el superávit presupuestario; sin embargo, el déficit comercial seguía sin disminuir, situándose el 2000 en -517,2 millones de dólares, el 5,2% del PIB. Este aspecto, sumado al estallido de la burbuja dotcom, supuso el fin la expansión, ya que conllevó un clima de incertidumbre que redujo la inversión y el consumo privados.

Para evitar que la desaceleración del PIB se convirtiera en recesión, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) inició una política monetaria expansiva centrada en facilitar el crédito y asegurar la liquidez, tanto a empresas como a consumidores. Ya antes de los atentados del 11S, la Fed havia bajado el tipo de interés de referencia de un 6,5% a un 3%; los ataques terroristas intensificaron una política que se había iniciado meses antes.

Entre el 2001 y el 2004 el tipo de interés de referencia en Estados Unidos se situaron por debajo de la inflación. En Europa la historia fue diferente: el Banco Central Europeo, siguiendo su postulado

antiinflacionista, mantuvo el tipo a 4,25% hasta la caída de Lehman Brothers, el otoño de 2008. No obstante, el Euríbor, se situó a niveles muy inferiores entre 2001 y 2007:

Evolución de los tipos de interés de referencia en Estados Unidos y Europa (2000-2010). Fuente: datosmacro.com

Evolución de los tipos de interés de referencia en Estados Unidos y Europa (2000-2010).           Fuente: Elaboración propia a partir de datosmacro.com

Garantizar la liquidez bajando los tipos de interés surgió efecto, y la economía mundial superó con éxito relativo la crisis dotcom. Este hecho asentó un precedente peligroso: el empleo de la política monetaria es suficiente para influir sobre variables reales (empleo y renta) y, por tanto, sobre los ciclos económicos; una conclusión que encajaba perfectamente con la teoría monetarista, de larga tradición dentro del liberalismo económico, y que fue recogida por Milton Friedman (Escuela de Chicago).

Los postulados de esta Escuela no se pusieron en duda hasta que estalló la crisis subprime. Durante casi una década se confió en la racionalidad de los agentes económicos y en el ajuste automático de los mercados; en 1999 se abrogó la Ley Glass-Steagall, que desde la Gran Depresión separaba estrictamente la banca comercial de la banca de inversión; se desregularizó el mercado de derivados y se aplicó al fórmula de Black-Scholes como un dogma para el cálculo del valor de las opciones; fluyó el crédito y disminuyó el análisis de riesgo, por lo que creció el riesgo de insolvencia en el mercado hipotecario.

Un cóctel explosivo, que como bien sabe el lector estalló en verano de 2007, cuando el temor de impago de las hipotecas ligadas a activos tóxicos (subprime) se hizo público y notorio. Sus consecuencias: en el próximo artículo.

Vía | Cinco Días: Dos crisis en 10 años, o el crac que duró una década

Imágenes | Cinco Días | Elaboración propia a partir de Datos Macro

Más información | UNAM: La recesión de 2001 en Estados Unidos

En QAH | , ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? (I) |  ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? (II) | Políticas de demanda o políticas de oferta? (III) |   ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? El dilema de cómo salir de la crisis (IV) | ¿Políticas de demanda o políticas de oferta? El dilema de cómo salir de la crisis (V)

RELACIONADOS