Economía y Empresa 


¿Políticas de demanda o políticas de oferta? El dilema de cómo salir de la crisis (II)

Seguimos con la serie de artículos dedicados a comprender cómo las doctrinas económicas gestadas durante el siglo XX influyen las decisiones de política económica en el siglo XXI. En el anterior artículo nos centramos en John Maynard Keynes y las políticas de demanda; hoy le toca el turno a F.A. Hayek y las políticas de oferta.

Las políticas de oferta

Aunque las políticas de oferta y su marco ideológico derivado, el neoliberalismo, triunfaron especialmente a partir de los años 80, hacía ya décadas que se habían formulado. De hecho, Friedrich August Von Hayek (1899 – 1992), principal teórico de esta doctrina, fue contemporáneo de Keynes. Nacido en el antiguo Imperio austrohúngaro, Hayek se doctoró en la Universidad de Viena y emigró a Inglaterra a mediados de los años 30, a raíz de la invasión alemana de Austria. Enseñó en la London School of Economics durante la década de los 40, y más tarde en la Universidad de Chicago, cuna del pensamiento neoliberal que surgiría a partir de los años 70.

Quizás porque vivió de primera mano los desastres de la Primera Guerra Mundial – que en Alemania y Austria provocaron terribles hiperinflaciones, desempleo y miseria -, y luego la deriva hacia el totalitarismo nacionalsocialista, Hayek siempre vio con recelo el control centralizado de la economía por parte del estado. Desconfiaba tremendamente de las decisiones económicas basadas en la intervención del estado, y por tanto criticó férreamente la teoría de Keynes, que afirma que el sector público es el principal responsable de incentivar la economía e incrementar la demanda agregada. Para el economista austríaco, que recogió las tesis individualistas del filosofo Karl Popper, la economía no se puede planificar de forma centralizada porque de ese modo obviaría las decisiones individuales.

F.A. Hayek impartiendo clase en la London School of Economics, en 1948. El economista austríaco fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974.

La idea central de Hayek es que los ciclos económicos (el boom y la recesión) son causados por la manipulación – por parte del estado y de las instituciones financieras, como los bancos centrales – de los precios de equilibrio determinados por la oferta y la demanda. Hayek se refería a los precios de los bienes y servicios, pero también al precio del dinero, el tipo de interés real.

Según el economista austríaco, las políticas de estímulo keynesianas no podían ser una respuesta acertada a la recesión; al contrario, agravaban la situación ya que aún generaban más distorsión en el mercado. Para Hayek y los futuros economista neoliberales de la Escuela de Chicago, la clave para inducir al progreso económico era la oferta y no la demanda: era ésta primera la que generaba la demanda, y no al revés, como afirmaba Keynes. La curva de oferta está estrechamente ligada con la productividad de las empresas, el auténtico motor de la economía según esta doctrina.

En el próximo artículo analizaremos la crisis de 1973, que supuso el descrédito de las políticas keynesianas y el auge de las políticas monetaristas y de oferta, encabezadas por los economistas Milton Friedman y George Stigler.

Vía | Reason.com

Imagen | De Republiek

Más información| BBCLibrary of Economics and Liberty

En QAH | ¿Qué es la monetización de la deuda?

 

RELACIONADOS