Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


Política monetaria y las posibles soluciones para Europa (II)

Como explicamos en la publicación anterior –Política monetaria y las posibles soluciones para Europa (I)-, esta situación de elevados tipos de interés para la deuda soberana es indeseable, debido a los problemas que ocasionaría en la economía global, por lo que se están planteando posibles soluciones para acabar con el principal problema y que vuelva a circular el crédito en países de la Unión Europea como España, Italia, …

Si nos centramos en las medidas que puede llevar a cabo el Banco Central, vemos que la únicas son una bajada de tipos de interés o un Quantitative Easing descontando las obligaciones de pago de los Estados con problemas. Esto es posible, pero con un inflación por encima del 2% no sería una decisión acorde a la política de estabilidad de precios. Pero en estos momentos, es algo que se está barajando debido a la presión de los gobiernos para prevenir un mal aún mayor en el futuro, ya que si la crisis de deuda continua y se agrava, conllevaría un rebaja en las tasas de crecimiento económico e inflación.

Otra medida deseada por los mercados financieros, es la creación de los eurobonos. De esta manera se crearía un solo bono europeo que sería avalado por todos los países de la Unión Europea. Esto conllevaría una homogeneización de los tipos de interés de los bonos soberanos en la Zona Euro. Aunque para llevar a cabo estas medidas se necesitaría una mayor integración fiscal de todos países. Pero a pesar de ello, tampoco están muy de acuerdo países del norte de Europa como Alemania, Noruega y Finlandia por que sus costes de financiación aumentarían considerablemente.  Así que para intentar solucionar el problema sin la necesidad de incrementar los costes de financiación de los países del norte de Europa, se creó el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). Pero tal y como estamos viendo en estas últimas semanas, este fondo no esta teniendo el éxito que se esperaba y sus emisiones de deuda no tienen la suficiente demanda de países como China, Estados Unidos, … Y con este imprevisto se ha agravado más aún la situación.

Ahora ya solo queda esperar a que el BCE actúe en los mercados con compras masivas de bonos soberanos (Quantitative Easing), implementar los eurobonos o que Merkel y Sarkozy encuentren otra solución para seguir manteniendo su reducido coste de deuda, aunque como hemos visto en esta última semana ni Alemania ni Francia están ya a salvo de esta crisis de deuda.

Este es un momento crucial para que Europa de una respuesta firme a la solución del problema y demuestre realmente que la unidad no es solo un proyecto para tiempos de bonanza, sino que también es una realidad en tiempos de crisis como la que estamos pasando y que todos los países  estamos dispuestos a adaptarnos a cada nueva situación y crear soluciones que nos hagan salir de estas crisis más unidos y fortalecidos.

Esperemos que en las próximas semanas nos llevemos alguna agradable noticia y nuestros líderes europeos puedan encontrar por fin una solución a nuestro problema de deuda soberana.

(Publicado por primera vez el 29-11-2011)

Imagen| eurobonos

En QAH| Política monetaria y los problemas de Europa (I)

RELACIONADOS