Economía y Empresa 


¿Podemos o no podemos?

A colación de los sorprendentes resultados de la formación política “Podemos” en las elecciones europeas del pasado mayo, salieron a relucir las propuestas que llevaban incorporadas en su programa electoral, unas por controvertidas y “revolucionarias”, otras por hacer acopio del sentido común. Algunas tienen el consenso y apoyo popular de casi todos, véase el ejemplo de la persecución del fraude fiscal o la prohibición de las llamadas “puertas giratorias”. Otras, en cambio, son muy polémicas.  Estas últimas, ¿son aplicables en este momento (o en algún otro)? En caso afirmativo, ¿qué consecuencias depararían? Si bien el programa es extenso y habría que dedicar varios artículos a su profundo análisis, vamos a desgranar alguna de las muchas propuestas llamativas:

1) Auditoría ciudadana de la deuda e impago de la parte ilegítima

PodemosConsiste en que sobre el total de la deuda del Estado, examinar qué parte de la misma es “ilegítima”, parte que no deben pagar los ciudadanos. Se materializaría previa derogación del artículo 135 CE,  el pactado entre PSOE y PP que impide el impago de la deuda española.

Consecuencia: Según el economista Daniel Lacalle quebraría inmediatamente tanto la Seguridad Social como las pensiones, ya que el 90% de las mismas están invertidas en deuda soberana. Este impago produciría el llamado “default” (suspensión de pagos), impidiendo la financiación privada y pública.

De todas formas, con aplicar el sentido común basta. Si a uno que es inversor se le dice que no le van a pagar lo adeudado, ¿qué es lo más lógico que ocurra? Que éste y muchos otros dejen de invertir. A su vez, las agencias de rating bajarían hasta el bono basura la nota de la deuda de España, la prima de riesgo se dispararía…

2) Renta básica universal

“Derecho a una renta básica para todos y cada uno de los ciudadanos por el mero hecho de serlo y, como mínimo, del valor correspondiente al umbral de la pobreza con el fin de posibilitar un nivel de vida digno”

Más allá de si es o no justo que exista esta renta o si desincentiva o no trabajar, vamos a ceñirnos puramente a los datos económicos. En 2013, el umbral de la pobreza en España se situó en 8.114 euros por ciudadano lo que implicaría que cubrir esa renta de forma universal para 45 millones de españoles supondría desembolsar 365.130 millones de euros. Más de lo que ingresa el Estado en todo un año.

Otra opción, según el presidente de los Técnicos de Ministerio de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, sería “la adopción de una renta básica limitada a las persona en riesgo de pobreza”. Y para ponerla en marcha “se necesitarían más de 72.000 millones de euros anuales, una cifra que tampoco sería viable ya que supone casi el 40% de la recaudación global”.

3) Recuperación de sectores estratégicos

“Recuperación del control público en los sectores estratégicos de la economía: telecomunicaciones, energía, alimentación, transporte, sanitario, farmacéutico y educativo mediante la adquisición pública de una parte de los mismos que garantice una participación mayoritaria pública en sus consejos de administración”

Esta medida supondría comprar o expropiar el 51% de algunas de las empresas más importantes y caras de España. El coste de la medida superaría con mucho los 60.000 millones de euros, como consecuencia de pagar sólo en los sectores de telecomunicaciones, energía y transporte:

– Telefónica: Tomar un 51% de participación de una compañía con una capitalización bursátil de 55.800 millones de euros tendría un coste para el Estado de 28.458 millones de euros.

– Iberdrola: La compra o expropiación de la mayoría del capital de la eléctrica valorada en 33.500 millones de euros significaría desembolsar 17.085 millones de euros.

– Gas Natural: La gasista cuesta 21.000 millones de euros en el mercado. El 51% de su capital significaría desembolsar 10.710 millones de euros.

4) Jubilación a los 60 años

Teniendo en cuenta que la jubilación actual está en 67 años, adelantar la misma a los 60 años supondría un coste de unos 40.600 millones de euros (según datos del antiguo Secretario de Estado de la Seguridad Social, Fidel Ferreras). Además, teniendo en cuenta que ya no se cumple la proporción de 2:1 (dos trabajadores por un jubilado), sino que ha bajado de dos, el pago de las pensiones se tornaría harto difícil, salvo que se impulsasen medidas de fomento de la natalidad, de aumento de la inmigración o cambiar el sistema de pensiones, a un modelo mixto, por ejemplo.

Pero, ¿de dónde se obtendría el dinero para lograr sufragar todo este gasto?

Entre otras medidas se lucharía contra el fraude fiscal, vaticinando una recaudación de unos 59.500 millones de euros, según datos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Getsha). Hay que tener en cuenta que dicha recaudación es por la total eliminación del fraude fiscal, supresión que no ha llevado a cabo ningún país en el mundo. También se aumentaría el IVA hasta un máximo del 35% para bienes de lujo, se impulsaría un impuesto a los beneficios de la banca y se aumentaría el Impuesto de Sociedades.  Otra de las medidas es eliminar el límite de déficit, esto es, hacer caso omiso de las recomendaciones de Bruselas y derogar el 135 CE. Eso sin tener en cuenta que, como se ha escrito anteriormente, se impaga parte de la deuda, el Estado vería reducida a la mínima expresión su capacidad de financiación en los mercados.

Luces y sombras, eso es lo que se deduce del programa presentado por la formación política liderada por Pablo Iglesias. Un halo de esperanza para mucha gente, demagogia para otros. Los números están sobre la mesa, y ésos son los únicos que no suelen fallar. ¿Siguen siendo aplicables las medidas propuestas una vez analizadas en detalle?

Vía| lainformación, dlacalle, vozpopuli, elblogsalmon, Podemos

Imagen| Pablo Iglesias

En QAH| ¿Cuáles fueron los motivos del cierre de RTVV?

RELACIONADOS