Patrimonio 


Los poblados fortificados en adobe: El Ksar

Dentro de la arquitectura bereber, encontramos la tipología más significativa, el Ksar. Este no es más que un recinto amurallado, protegido por torres defensivas, donde en su interior, generalmente, alberga multitud de graneros, así como también numerosas callejuelas estrechas y determinados espacios comunitarios. Algo que lo hace especialmente singular es el material de construcción, en este caso, suelen estar realizados íntegramente en adobe, siempre cortado en sillares regulares. Su trazado poco tiene que ver con el plano hipodámico, sino que posee la tradición de la gran mayoría de las ciudades islámicas, con un trazado irregular y laberíntico.

Ksar de Ait Ben Haddou

A lo largo de todo el Magreb, nos encontramos multitud de ksour, bien ubicados en el propio desierto o por el contrario, edificados en entornos más escarpados y montañosos; como es el caso del Ksar de Ait Ben Haddou, cerca de la ciudad de Marrakech. Ben Haddou esta edificado entorno a la cordillera montañosa del Atlas, lo que proporciona un situación defensiva ventajosa. Gracias a la restauración realizada en esta ciudadela, así como la protección otorgada por la UNESCO, al declararlo Patrimonio de la Humanidad, ha podido conseguir suficiente financiación para que no llegue a desaparecer. Este Ksar en su momento fue un gran punto de encuentro para aquellas caravanas nómadas que cruzaban el desierto y que transportaban numerosos productos exóticos. Aunque pueda tener la imagen de un pueblo totalmente deshabitado, lo cierto es que todavía residen en él algunas familias, otras muchas, se han mudado a un nuevo pueblo levantado en las proximidades.

Ksar Haddada

Su aspecto singular y extraño, con ese quebradizo y rojo paisaje, así como los oasis que lo rodean, ha conllevado que Ben Haddou haya sido utilizado como escenario de múltiples películas, tales como La Joya del Nilo, Sodoma y Gomorra, Gladiator o Lawrence de Arabia. Pero este no ha sido el único Ksar que ha sido objetivo de los cineastas, si nos desplazamos hasta el sudeste de Túnez, encontramos el conocido Ksar Haddada, que inspiró y sirvió de decorado para una de las sagas más famosas del cine, Starwars. En este Ksar tunecino, encontramos una de las características más significativas de la arquitectura bereber, con el uso constructivo de ghorfas, un habitáculo abovedado, utilizado principalmente para el almacenamiento de lo recogido en las cosechas. Este tipo de graneros se solían levantar de varias alturas, incluso encontramos ghorfas de hasta cuatro pisos. En el caso de Haddada, estas ghorfas fueran agrupadas conformando así un Ksar fortificado para la protección, almacenando y protegiendo de esto modo, gran cantidad de grano.

Este no es el único Ksar que encontramos hoy en día en Túnez, podemos citar el Ksar Ouled Soltane, que a diferencia del Haddada, este se encuentra edificado sobre una colina, ofreciendo así una ventaja en su defensa. Volvemos a encontrar la tipología del ghorfa, de varios pisos, donde llaman poderosamente la atención las estrechísimas escaleras exteriores que recorren la fachada y que permiten conectar los diferentes pisos. Así como en el Ksar de Ben Haddou, todavía existe gente habitando en él, estos dos Ksour, han sido completamente abandonados.

Ksar Ouled Soltane

Finalizando, cabe reflexionar acerca de cómo el séptimo arte ha permitido dar a conocer estas asombrosas construcciones, que por su singularidad han sido objetivo de numerosos directores, que han deseado rodar en ellas. Lo cierto es que, gracias a esta gran publicidad ofrecida por el cine, países como Túnez, han podido aumentar aun más su estrategia turística de atracción de visitantes; permitiendo de esta manera, la  protección y conservación de los mismos.

 

Vía| Willet. F. Arte africano. Ediciones Destino. 2000. Barcelona.

Imagen| Ksar de Ait Ben Haddou, Ksar Haddada, Ksar Ouled Soltane

 

 

RELACIONADOS