Jurídico 


Piscinas comunitarias: usos y regulación

El verano trae consigo las vacaciones, el calor y la piscina. Sin embargo, puede ocurrir que surjan conflictos entre los vecinos de la comunidad de propietarios ya que la utilización de la piscina implica una serie de derechos y obligaciones que a menudo son desconocidas e ignoradas.

En primer lugar, a los usuarios de la piscina, tanto pública como privada, es de aplicación el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, que entró en vigor el 11 de diciembre de 2013. Según dicho texto legal, los usuarios de la piscina deben recibir información acerca de la calidad del agua, las condiciones de uso, el aforo, la existencia o no de socorrista y el horario de la instalación, entre otros. Tal información tiene que encontrarse en un lugar visible del recinto, por ejemplo a la entrada de la piscina.

En cuanto a la presencia de un socorrista, debemos tener en cuentaPiscina_Olímpica_do_Parque_Aquatico que la obligatoriedad de su contratación variará en función de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre localizada la piscina pues cada Comunidad dispone de una regulación específica. Por lo tanto, es recomendable consultar antes la normativa aplicable en nuestra comunidad de propietarios con el fin de evitar incurrir en gastos innecesarios. A modo de ejemplo, en la Comunidad de Madrid todas las piscinas deben contar con un socorrista mientras que en Cataluña tan solo aquellas que superan los 200 metros cuadrados.

¿Podemos organizar fiestas en la piscina comunitaria? En principio no, ya que es un elemento común de la comunidad de propietarios. Las fiestas estarán permitidas si obtenemos un permiso de la comunidad a través de la Junta o si su celebración en la piscina se encuentra regulada en los estatutos.

Los usuarios de una piscina comunitaria también tienen derecho a exigir a la comunidad la supresión de las barreras arquitectónicas y por lo tanto de facilitar el acceso tanto al recinto en el que se encuentra la piscina como al vaso de la misma. Este derecho cobra especial relevancia cuando los usuarios son personas con discapacidad y de avanzada edad.

A su vez, el mantenimiento de la piscina corre a cargo de todos los vecinos de la comunidad, independientemente de que hagan uso de dicha instalación o no.

Finalmente y en relación con las piscinas portátiles, cabe señalar que su instalación en nuestra propia terraza está permitida siempre que no suponga ninguna obra. Aun así, debemos asegurarnos que la piscina portátil no producirá ningún tipo de daño como pueden ser las filtraciones de agua.

Ante un incumplimiento de los derechos y obligaciones, si el daño nos lo ha producido la comunidad, debemos dirigir la reclamación contra el presidente de la misma y si el daño ha sido causado por un vecino, directamente contra éste.

 

Vía| Conflictos vecinales en el uso de las piscinas

Imagen|Wikimedia

RELACIONADOS