Especial El Bosco, Patrimonio 


La pintura flamenca en la época del Bosco

Durante lo que llevamos del mes de agosto, nos hemos aproximado a la vida de Jheronimus van Aken, más conocido como El Bosco, y nos hemos sumergido en su obra, excepcional entonces y excepcional todavía ahora, cinco siglos después de su muerte. Este análisis no estaría completo sin un acercamiento a la época en la que vivió y en concreto al capítulo de la pintura, actividad en la que dejó un legado artístico difícilmente igualable. Así pues, ¿cómo era el panorama artístico en Países Bajos allá entre 1450 y 1516?

Desde principios del siglo XV, Flandes era un centro de capital importancia dentro del panorama de la pintura europea; una importancia que viene dada tanto por la originalidad y la calidad de las obras producidas allí como por el influjo profundo que muy pronto ejerció en otros territorios, entre ellos la Península Ibérica. Su influjo fue tan poderoso como el que ejercía el foco italiano, que lideraba en aquel momento el Renacimiento.

Virgen de la Deesis. Detalle del Políptico del Cordero

Virgen de la Deesis.
Detalle del Políptico del Cordero, Jan Van Eyck.

Flandes era en aquel momento una de las regiones más densamente pobladas de Europa, con ciudades como Brujas, Gante, Bruselas, Lovaina, Amberes o Malinas, con una economía en pleno auge basada en la industria de los tejidos de lana, en el comercio y la banca. La pintura flamenca refleja muy bien la doble condición social, aristocrática y burguesa, de sus promotores: el gusto por la suntuosidad (no hay coronas ni joyas en toda la historia de las artes de mayor riqueza que las pintadas por los flamencos), por el esplendor del color y por el cuadro concebido como un objeto precioso.

Los representantes de la pintura flamenca pueden clasificarse en tres generaciones dentro del siglo XV. La primera, la de los creadores, la abanderan Jan Van Eyck, el maestro de Flemálle y de Roger van der Weyden. La segunda generación, aquélla que heredó las innovaciones de los maestros y la dio máxima difusión, se compone de nombres como Petrus Christus o Dierick Bouts, seguidores de los anteriores. Y finalmente la tercera, que enlaza con el siglo XVI, y en la que se disparan las peculiaridades, encontraremos a grandes artistas como Hans Memling, Gerard David, Hugo van der Goes, Joachim Patinir o el mismísimo Bosco, nuestro protagonista.

Sobran calificativos para definir a los maestros de la primera generación. Jan Van Eyck simultaneó su labor como pintor independiente con la de funcionario de la corte de Felipe III de Borgoña. Fruto del encargo de un miembro de la pequeña nobleza, Joos Vijd, nace el Políptico del Cordero Místico; no es solamente la obra magna de Van Eyck, sino la de toda la pintura flamenca de su siglo, el paradigma de los valores de este gran capítulo de la historia del arte. Se trata de un poema artístico al tema religioso de la Redención que puede admirarse en una capilla de San Bavón de Gante. El ojo no puede apreciar todos los detalles que ha captado Van Eyck con una maestría técnica infalible: telas, madera, orfebrería, todo está cubierto de una realidad que abruma. Y si tenemos que escoger una obra estrella de Roger Van der Weyden, ésta tiene que ser El descendimiento de Cristo, la cual podéis disfrutar en el Museo del Prado. Planteado como un imponente grupo de escultura policromada, con el fondo liso y dorado, libre de alusiones paisajistas. Las figuras parecen alojadas en una hornacina, llenando todo el espacio y poniéndonos de frente al dolor humano sin paliativos.

Si Van Eyck fue el responsable de uno de los espejos más famosos de la historia del Arte (aquél que nos desvela los personajes de El matrimonio Arnolfini), su sucesor Petrus Christus no se quedó atrás y desplegó este mismo truco en Un orfebre en su taller, posiblemente san Eligio (1449). El espejo de la esquina inferior derecha, que nos muestra los clientes que llegan, está acompañado por los útiles del orfebre dibujados de forma precisa, así como todos los objetos que vemos en la estantería: jarritas, corales, cuentas de collar, anillos, broches…

Díptico del Descendimiento, Hans Memling (ca.1475)

Díptico del Descendimiento, Hans Memling (ca.1475)

Dentro de esa tercera generación en la que podemos englobar al Bosco, con un estilo muy diferente encontramos a Hans Memling. Este pintor fue muy popular, amasando una fortuna considerable gracias a la cantidad de encargos que recibió, muchos de ellos procedentes del extranjero; de hecho, fue uno de los pintores favoritos de Isabel I de Castilla. En la Capilla Real de Granada podemos disfrutar de varias de sus obras, como el Díptico del Descendimiento, una de las piezas más notables de su producción por la calidad con la que se representa un tema siempre atractivo para los pintores, pues permite demostrar su habilidad para captar los distintos sentimientos de las mujeres y los esfuerzos físicos que acarrea sujetar el cuerpo de Cristo.

Siguiendo la estela de Memling encontramos a Gerard David, que además heredó de éste su condición de maestro local de Brujas. David gustó de representar temas amables, con un gran sentido de la belleza y un talante expresivo y plácido; pareció especializarse en un tipo iconográfico muy característico en el que combina la ternura maternal de María con un estudio preciosista de la naturaleza y el paisaje, como en su célebre La Virgen de la leche.

Debido a la falta de tratados teóricos escritos en Flandes en este momento, hay muchas biografías de pintores del siglo XV y parte del XVI que permanecen nebulosas, con falta de datos -ésta es una de las diferencias más sonadas con el Renacimiento italiano, donde se vivió un verdadero auge de textos biográficos y tratados-. Tal es el caso de Joachim Patinir, cuyos primeros años todavía son difíciles de rastrear. Pero es innegable que este pintor, el más coetáneo al Bosco de los que trataremos hoy (nace en 1480 y fallece en 1524), es el responsable de que hoy exista un género llamado paisaje. La importancia que dio en sus composiciones al ambiente y a la naturaleza, tanto que la escena principal quedaba relegada en un segundo plano, puede apreciarse en su paradigmático Caronte cruzando la laguna Estigia del Museo del Prado, con un Infierno a la derecha del cuadro que bebe directamente de los pintados por El Bosco.

Caronte

Caronte cruzando la laguna Estigia (ca.1520-1524). No hay azul como éste en la Historia del Arte.

No es infrecuente encontrar que los pintores sobre los que acabáis de leer (sobre todo aquellos del siglo XV) son englobados todavía en el estilo Gótico, con el añadido de Internacional. Es cierto que las producciones flamencas de esta centuria y de la siguiente tienen un aire distinto a lo producido en Italia. Del propio Bosco se suele decir que es el último pintor medieval, un ramalazo tardío de religiosidad y tradición en pleno siglo XVI. Pero mirando el rostro de la Virgen que Van Eyck pintó en el Políptico del Cordero, casi un siglo antes, ¿dirías que es medieval? La distribución de los espacios que pintores como Van der Weyden, Bouts o Memling crean en sus obras, ¿no denota ya el conocimiento de la perspectiva? El Bosco pintó infiernos, y pecados, y criaturas sacadas del bestiario más aterrador, pero con un halo de modernidad que no nos ha de sorprender, después de ver los pintores que le precedieron en el norte de Europa. Porque de primitivos, los flamencos, tuvieron poco.

Vía| VV.AA. Historia Universal del Arte. Editorial Planeta, 1986, Madrid; Enciclopedia del Museo el Prado.

Imagen| Políptico del Cordero Místico (detalle)Díptico del Descendimiento, Caronte cruzando la laguna Estigia.

En QAH| Arranca el Especial ‘El Bosco: V centenario’Jheronimus van Aken, el origen del BoscoLa exposición del V Centenario; La locura como temática en la obra del Bosco; Religión, reforma y superstición en la obra del BoscoEl Bosco: Visiones del Cielo y el Infierno; Animales, monstruos y criaturas fantásticas en El BoscoEl coleccionismo del Bosco en EspañaMesa de los pecados capitales del Bosco; Tríptico de Santa Wilgefortis; Los monstruos que tiran del Carro de Heno; Curiosidades del pintor maldito.

RELACIONADOS