Cultura y Sociedad 


Pimienta y estupidez

Carlo M. Cipolla

Carlo M. Cipolla

Allegro ma non troppo es un regalo literario con dos breves ensayos: El papel de las especias (y de la pimienta en particular) en el desarrollo económico de la Edad Media y Las leyes fundamentales de la estupidez humana. Tan escuetos como divertidos, los publicó su autor, Carlo M. Cipolla, durante los años setenta, en inglés, y sólo para los amigos. Actualmente, y gracias a la editorial Mondadori, todos podemos disfrutarlos.

Según Cipolla —catedrático de Historia Económica en las universidades de Pavía y Berkeley y uno de los mayores historiadores del siglo XX—, la vida es una cosa seria, muy a menudo trágica y algunas veces cómica. No resulta difícil entender, definir e incluso practicar lo trágico y lo serio. En cambio —continúa el autor—, lo que no a todo el mundo le es dado percibir y apreciar, es lo cómico. El humorismo —no el chabacano, facilón, vulgar o prefabricado—, es un don más bien escaso entre los seres humanos.

Y para botón, nos recuerda una muestra. La del gentilhombre francés que subía a la guillotina y, al tropezar con uno de los escalones, exclamó dirigiéndose a los guardias: “Dicen que tropezar trae mala suerte”. Aquel hombre bien merecía que se le perdonara la cabeza.Las leyes fundamentales de la estupidez humana

Allegro ma non troppo

Allegro ma non troppo

Afirma el autor de Allegro ma non troppo que el humorismo es distinto de la ironía, porque cuando uno es irónico se ríe de los demás, pero si hace humorismo se ríe con los demás. “Tengo la profunda convicción —escribe Cipolla— de que es un deber social impedir que se pierda la ocasión de practicar humorismo”. De esta consideración nacieron los dos ensayos del libro.

La tercera de las cinco leyes fundamentales que el autor desarrolla sobre la estupidez presupone que todos los seres humanos están incluidos en alguna de estas cuatro categorías: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos. Estos últimos son los más peligrosos, porque “una persona estúpida es la que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio”.

Sonríe el lector con la exposición geométrica que desarrolla Cipolla sobre la interacción de los estúpidos con los otros tres grupos de personas que integran la humanidad. “Espero —escribe— que al leer estas páginas no acaben convenciéndose de que el estúpido soy yo”.

 

Twitter| @jbanegasn
Más información| España, más allá de lo conseguido, Canal Youtube de Jesús Banegas y Programa radio “Viaje a Serendipia”
En QAH| Otros artículos de Jesús Banegas
Imágenes| Allegro ma non troppoCarlo M. CipollaLas leyes fundamentales de la estupidez humana y portada artículo

RELACIONADOS