Historia 


Picasso y la Guerra Civil

El Guernica se ha convertido en la obra más representativa del conflicto que desgarró al país en los años treinta del siglo pasado y en una de las obras más icónicas del pintor. Las relaciones de Picasso con la República fueron profundas y dieron lugar al Guernica y otras obras de carácter político. A los ochenta años de su creación, ahondamos en el origen y la relación del pintor con la guerra y su papel dentro de ella.

Picasso se había movido a partir de los años veinte en círculos intelectuales de tradición progresista y aunque hasta un par de décadas después no se identificó totalmente con el Partido Comunista, desde el estallido de la guerra su posición se situó junto a la legitimidad republicana y cerca de los grupos de izquierdas.

Lo que muchos desconocen es que se convirtió en director honorario del Museo del Prado durante la contienda, a petición del presidente de la República, Manuel Azaña. Su papel fue más nominal que activo a pesar de que el Museo del Prado tuvo una intensa actividad durante la guerra. Desde las primeras fases y visto el resultado producido en Toledo tras los enfrentamientos y destrucción del Alcázar, la Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico decidió poner a salvo las grandes obras. El Museo del Prado fue bombardeado por la aviación franquista y ante el cerco a Madrid hubo de organizarse una acelerada evacuación de los cuadros. Obras como Las meninas de Velázquez o Las tres gracias de Rubens sufrieron una auténtica odisea atravesando medio país hasta Valencia y luego a Cataluña.

Traslado de las obras en los camiones de la Junta de Incautación

Desde el comienzo de la guerra, Picasso fue solicitado por Josep Lluís Sert para que colaborase en el pabellón de la Segunda República en la Exposición Internacional de París de 1937 en la confección de un mural que mostrase al público internacional los horrores del conflicto y el peligro de la amenaza fascista. Picasso aceptó el encargo sin saber qué plasmar en él.

La tarde del 26 de abril de ese año fue cuando se produjo el ataque sobre Gernika – Lumo. La Legión Cóndor de la Alemania nazi  y la Aviación Legionaria italiana descargaron miles de bombas explosivas e incendiarias sobre la ciudad. Después ametrallaron a la población que huía del lugar. Murieron más de cien personas y toda la ciudad quedó destruida. Fue uno de los capítulos más cruentos de la guerra, el ataque a un símbolo para el pueblo vasco y vizcaíno y la primera acción  de guerra totalitaria contra población civil y no contra la infraestructura bélica. Entonces, Picasso decidió tomar esa barbarie para retratarla en el extenso cuadro de Gernika. La obra fue expuesta en la Exposición Internacional y causó una gran conmoción en todo el mundo.

Las ruinas de Guernica

En 1937, previamente a Guernica, realizó dos grabados llamados Sueño y mentira de Franco donde dirigía una fuerte crítica al fascismo y a la sublevación militar contra el gobierno legítimo republicano. Componían una serie de escenas caricaturescas en las que mostraba las crueldades de la guerra y dibujaba a Franco como un personaje diabólico al que no le importaban las muertes y el sufrimiento de la población española. La República utilizó estos grabados como herramienta propagandística reproduciéndolos en distintos formatos.

Mentira y sueño de Franco

Guernica fue el detonante de un compromiso más activo de Picasso con la política. Después de asistir con horror a la victoria franquista en la guerra, sufrió el violento desarrollo de la Segunda Guerra Mundial en Francia. Parece ser que en un momento en el que varios funcionarios alemanes se reunieron con él le preguntaron si el Guernica lo había hecho él. Picasso respondió: No, lo hizo usted.

Luego se produjo la insurrección de París, momento en el cual se convirtió en comunista afiliado. Durante las décadas de los cuarenta y cincuenta tuvo una importante relación con personajes como Sartre, de Beauvoir o Albert Camus, no regresando a España jamás. Sus obras permanecieron como testimonio eterno de las atrocidades y crueldades de la guerra, un relato pictórico que aun podemos contemplar en el Museo Reina Sofía.

En colaboración con QAH | El Bigote Obsceno

Vía|Fuente: KELLY, M. G.,  “Picasso y la Guerra Civil Española”, en La Guerra Civil Española. Arte y violencia, (coord. D. Gagen, D. George y G. Thomas), Universidad de Murcia, 1990, Murcia.

Más información| El Picasso más político: el Guernica y su oposición al franquismo, Genoveva Tusell.

Imágenes| Picasso pintando el Guernica, ruinas de Guernica, Mentira y sueño de Franco,  traslado de obras

RELACIONADOS