Jurídico 


Personas mayores y centros residenciales (II) El ingreso

Decidiendo dónde vivir

Los mayores tienen derecho a elegir su lugar de residencia

El momento del ingreso en  un geriátrico supone un verdadero cambio de vida: sometimiento a nuevas normas, hábitos, horarios, comidas, actividades, cuidados, ejercicio de derechos…Si el mayor es consciente del ingreso y lo hace voluntariamente, no hay nada que oponer. Pero sí, si no lo es  y no puede manifestar clara, libre y decididamente su voluntad.

Normalmente, la familia decide entonces por ella convencida de que es lo mejor ya que estos centros especializados les proporcionarán los cuidados que necesitan durante las veinticuatro horas del día. Dada su patología y nivel de dependencia, el anciano, no se suele oponer.

¿Se ajusta a Derecho un ingreso así realizado? ¿Debe la familia solicitar previamente autorización al juzgado?

El art. 763 LEC no plantea ningún tipo de dudas respecto a los ingresos de personas con trastorno psíquico pero la jurisprudencia no es uniforme respecto a los ingresos asistenciales.

Jueces que entienden que NO precisan autorización judicial argumentan:

  1. Las residencias de mayores no son centros de salud mental ni de educación especial.
  2. El deterioro cognitivo, la demencia tipo senil o alzheimer no son transtornos psíquicos.
  3. Si la persona no puede decidir su ingreso debería iniciarse un procedimiento de incapacitación.

Jueces y Fiscalía que entienden que SÍ:

  1. La LEC actual es posterior al CC y su art. 763 no limita la solicitud de autorización según el tipo de centro a ingresar (de salud mental, de educación especial… como el art. 271-1ºCC) .
  2. El art. 763 LEC habla de ingreso de personas que, por razón de un trastorno psíquico, no esté en condición de decidirlo. Transtorno psíquico no es sinónimo de enfermedad mental. Caben conceptos como: demencia tipo senil, alzheimer, etc.
  3. La Ley 39/2006, de Promoción de la Autonomía Personal y atención a las personas en situación de dependencia recoge el derecho de las personas dependientes a elegir su domicilio y a un procedimiento contradictorio ante un ingreso en una institución (art. 4).
  4. La Convención de Naciones Unidas sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, Derecho interno desde 2008 les reconoce los de elegir libremente su domicilio, no ser obligadas a vivir bajo un determinado sistema y a que la discapacidad no justifique en ningún caso una privación de libertad (arts. 14 y 19). El Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad recomendó a España en 2011 que revisase sus disposiciones normativas que autorizan la privación de libertad por motivos de discapacidadderogue las disposiciones que autorizan el internamiento forzoso a causa de una incapacidad manifiesta o diagnosticada…

Aunque el art. 763 LEC fue declarado parcialmente inconstitucional por la STC 132/2010 por no haberse regulado como ley orgánica, ya que trata de la privación de libertad -derecho fundamental, el efecto de dicha declaración ha sido la llamada nulidad diferida que no lleva aparejada la expulsión de la norma del ordenamiento jurídico ordenando que siga desplegando sus efectos hasta que el legislador regule como ley orgánica el ingreso involuntario puesto que lo contrario generaría una situación contraria a las exigencias del art. 49 CE.

Actualmente, la materia continúa sin regular de forma distinta. Lo que resulta obvio es que afecta a un derecho fundamental: la libertad, de la que nadie puede ser privado sin su consentimiento y, a falta de éste, sólo puede ser suplido por un juez que valore por encima de todo el interés de la persona y determine que, efectivamente, estudiadas las circunstancias concretas, el ingreso en el centro, es lo mejor para el mayor.

 

Vía | Protección Jurídica de la Tercera Edad. Fábrega Ruiz, Cristóbal. Colex

Más Información | Intervención del Ministerio Fiscal en los procedimientos para la protección de las personas con discapacidad. López Ebri, Gonzalo.

Imagen | Silla de ruedas.

En QHA | Personas Mayores y Centros Residenciales (I) Introducción. Mª Eugenia Torres Costas.

 

 

 

 

RELACIONADOS