Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


Personas líquidas

Sociedad líquidaAyer leía un artículo de Diana López Varela titulado “Cariño, has caducado“, una reflexión sobre la sociedad líquida de Zygmunt Bauman y su extrapolación a todas nuestras experiencias vitales, incluso las más personales. Y no he podido evitar pararme a pensar qué nos está pasando.

Con este vaivén de experiencias instalado en nuestras vidas, parece imposible agarrarse tanto a algo como para hacerlo imprescindible en nuestra existencia. Incluso si es una persona. Cada vez más individualistas y orientados a la competitividad y la auto-complaciencia, nos cansamos rápidamente de todo cuanto nos resulta superfluo y nos lanzamos a sustituirlo por aquello que nos parezca mejor en ese momento. 

La utilidad se ha convertido en una aptitud propia también de las personas que nos rodean y empezamos a valorarlas por aquello que pueden aportarnos de manera instantánea. Y si no les vemos utilidad, los descartamos inmediatamente sin preocuparnos un momento por quiénes son esas personas.  Pero no solo eso, sino que somos también capaces de deshacer con pasmosa facilidad, lazos duraderos que de pronto un día encontramos vacíos, aburridos o sin utilidad. ¿Nos habremos parado a pensar por qué ha ocurrido eso? 

Dice Adolfo Vásquez Rocca, que nos encontramos ante la obligación de ser libres y que “el olvido y el desarraigo afectivo se presentan como condición del éxito“. ¿Cuántas veces hemos escuchado eso de tener que elegir entre una carrera profesional de éxito y una familia? Seguimos luchando por una conciliación familiar que nos permita ser exitosos en nuestras carreras a la vez que dedicar el tiempo suficiente a ocuparnos de las personas que queremos. Y mientras esto sucede, parece que poco a poco se va instalando en nuestra mente que las cosas son así y que debemos ser cada vez más egoístas para poder triunfar.

Ya escribí aquí acerca de la importancia de las personas, porque son ellas las que mueven el mundo, porque solo ellas se preocuparán de verdad por ti y porque a fin de cuentas, solo ellas serán capaces de hacerte sentir vivo.

JotDown | Cariño, has caducado

Adolfo Vásquez Rocca | Zygmunt Bauman; modernidad líquida y fragilidad humana

Imagen| Sociedad líquida

RELACIONADOS