Cultura y Sociedad 


Pequeños placeres

placeres

“Encontrarte con alguien en quien estabas pensando”…  podría ser una de las 1000 awesome things  o pequeñas cosas geniales que ocurren y que podemos admirar en un día cualquiera de nuestra vida.

Neil Pasricha, un joven de 32 años que vive en Toronto, se sentía deprimido, su vida era monótona y aburrida. Una tarde al llegar al casa después del trabajo decidió crear un blog, al que llamó 1000 awesome things, donde escribiría cada día de la semana sobre uno de estos pequeños detalles a los que no atendemos por estar inmersos en nuestros problemas diarios y la abundancia de malas noticias por todos lados. Se trata de cosas placenteras universales, tan sencillas y cotidianas como “el olor a café recién hecho” o “lo agradable de acostarte en una cama con sábanas limpias”. El éxito de este bloguero fue inmediato, las visitas a su blog se dispararon, ha publicado varios libros que han sido número uno en ventas en Estados Unidos y son famosas sus conferencias inspiradoras en las que revela los tres secretos de lo alucinante: attitude-awareness-authenticity (actitud, conciencia y autenticidad)

Neil Pasricha

Neil nunca hubiera imaginado que escribir sobre la sorpresa al encontrar 20 euros en una cazadora vieja, o el darte cuenta de que es viernes cuando creías que era jueves, iba a tener tal repercusión. Quizás el motivo de su éxito sea tan sencillo como que se trata de cosas que a todos nos han hecho sonreír o sentir bien durante unos segundos alguna vez. Realmente, Neil Pasricha no iba mal encaminado proponiendo esta forma de centrarnos en el momento presente y abrirnos a la experiencia, componentes ambos del mindfulness o conciencia plena.

Vivir el momento presente y prestar atención a los placeres diarios por pequeños que estos sean puede ser una difícil tarea. Cuando estamos recibiendo continuamente información negativa de nuestro alrededor, lo común es emplear esos recursos cognitivos en atender a esta información. Si a esto añadimos las interferencias de nuestros pensamientos rumiativos que nos acompañan en nuestros quehaceres diarios, la tarea se hace aún más complicada. Para conseguir disfrutar con estas experiencias, debemos ser capaces de observar y sentir de forma natural, centrarnos en lo que sucede y lo que sentimos en el momento presente poniendo por delante los aspectos emocionales y estimulares frente a la interpretación de ellos. De esta forma viviremos y disfrutaremos de lo que acontece en el momento actual, el aquí y el ahora, frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto.

“Amélie no tenía un hombre en su vida, lo había intentado, pero el resultado nunca había estado a la altura de sus expectativas. En cambio, cultiva el gusto por los pequeños placeres… Hundir la mano en un saco de legumbres, partir el caramelo quemado de la crema catalana con la cucharilla y hacer rebotar las piedras en el canal Saint Martin.”

Vía| El País Cultura

Más información| TED

Imagen| Placeres, Pasricha

En QAH| Introducción al “mindfulness”

Video| Youtube: A Amelie le gusta

RELACIONADOS