Actualidad Jurídica 


Pau Gasol, Le Monde y el derecho al honor

Y ello viene a colación de las recientes declaraciones vertidas por el diario francés Le Monde, a propósito de un artículo firmado por el bloguero Clément Guillou, bajo la rúbrica “ Los secretos de Juventud de Pau Gasol” y en el que se insinuaba que la increíble forma física de Pau Gasol  (a pesar de su edad) y su rendimiento durante el Eurobasket 2015 se debía a sus relaciones con Nicolás Terrados, procesado por el caso Festina por dopaje, durante el tiempo que trabajó para el equipo ciclista ONCE. Como quien tira la piedra y esconde la mano, la relación malintencionada de la asociación de ideas es más que evidente, por mucho que el autor se haya apresurado a señalar que el artículo sólo venía a aconsejar al deportista una elección prudente en  la selección de su equipo médico.

La respuesta ante tales insinuaciones no se hizo esperar y el Consejo Superior de Deportes  ( CSD) y la Federación Española de Baloncesto  ( FEB), interpusieron una demanda en base a tales actuaciones, reclamando una indemnización de un millón de euros y la retirada de dicha publicación ( entre otras medidas)alegando el daño moral en los términos que a continuación analizaremos.

Pau Gasol fue nombrado mejor jugador del pasado Eurobasket 2015

En la demanda judicial promovida por las citadas partes, se adujo el derecho al honor, y va dirigida contra el autor del artículo y contra la web Le Monde. Demanda que se ha interpuesto ante los tribunales españoles, solicitando la condena por intromisión ilegítima por haber violentado el derecho al honor de la FEB y de sus deportistas. Y ello por entender que hay un claro daño moral para la reputación del deporte español en general y para la selección española de baloncesto en particular.En la reclamación se solicita al Juzgado que la condena incluya la retirada del artículo de la edición digital, la publicación del encabezamiento y el fallo literal de la sentencia, con idénticas notoriedad y divulgación que el artículo lesivo, además de la indemnización ya citada. Aprovechando tan controvertida cuestión, analizaremos de manera sucinta la protección al honor, la intimidad y la propia imagen, y el daño moral, así como la Ley Orgánica que regula esta cuestión ( tan poco conocida para muchos y de especial relevancia para determinar el daño moral) y muy en concreto los medios para determinar la indemnización para paliar el daño causado. Y ello porque  dicha reclamación se fundamenta en el artículo 7.7. de la Ley Orgánica 1/1982 de 5 de Mayo, que protege el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen, y que a continuación analizaremos de manera muy sucinta.

Conforme al artículo 18 de la Constitución, el honor , la  intimidad y  la propia imagen tienen  rango de derechos fundamentales.

En desarrollo de este derecho, se dictó la Ley Orgánica de 5 de Mayo de 1982 sobre protección civil del honor, la intimidad, y de la propia imagen,  cuyo artículo 1 de la misma ampara la protección civil, de los derechos fundamentales al honor, a la intimidad personal y familiar, y a la propia imagen frente a todo género de injerencia o intromisiones ilegítimas. Y añade la norma que el derecho al honor, la propia imagen y la intimidad son derechos irrenunciables, inalienables e imprescriptibles.

Se advierte, no obstante que en algunos casos, dichos derechos gozarán de protección penal, y será en dichos casos cuando aquella tendrá aplicación preferente, por ser sin duda, como señala la propia ley, la de más fuerte efectividad, si bien , en todo caso, la responsabilidad civil derivada del supuesto delito, se deberá fijar de acuerdo con los criterios que la ley que hoy traemos a colación establece.

Señala el artículo 7.7 de la citada norma ( que es el que invoca en la demanda la FEB), que tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo 2 de esta Ley: (….)7. la imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.”

En cuanto a la tutela judicial ,señala el articulo 9. 1 que “la tutela judical frente a las intromisiones ilegítimas en los derechos a que se refiere la presente Ley podrá recabarse por la vías procesales ordinarias, o por el procedimiento previsto en el artículo 53.2 de la Constitución. También podrá acudirse, cuando proceda , al recurso de amparo del TC”

La tutela judicial comprende la adopción de todas las medidas necesarias para poner fin a la intromisión ilegítima de que se trate y en particular, las necesarias para:

Sede del diario Le Monde en Paris

.- el restablecimiento del perjudicado en el pleno disfrute de sus derechos, con la declaración de la intromisión sufrida, el cese inmediato de la misma, y la reposición del estado anterior. En caso de intromisión en el derecho al honor, el restablecimiento del derecho violado incluirá , sin perjuicio del derecho de réplica por el procedimiento legalmente previsto, la publicación total o parcial de la sentencia condenatoria a costa del condenado con al menos la misma difusión pública que tuvo la intromisión sufrida..-prevenir intromisiones inminentes o ulteriores. .- la indemnización de los daños y perjuicios causados. .- la apropiación por el perjudicado de lucro obtenido con la intromisión ilegítima en sus derechos.

Dichas medidas, se entenderán sin perjuicio de la tutela cautelar necesaria para asegurar su efectividad y la existencia de perjuicio se presumirá siempre que se acredite la intromisión ilegítima.

En cuanto a indemnización del daño moral, y los criterios para determinar el importe de la misma ( artículo de importancia capital y de gran difusión práctica que se ha venido aduciendo y aplicando por la jurisprudencia para determinar la indemnización del daño moral), señala la Ley:

.- la indemnización, se extenderá al daño moral, que se valorará atendiendo a las circunstancias del caso y a la gravedad de la lesión efectivamente producida, para lo que se tendrá en cuenta, en su caso, la difusión o audiencia del medio a través del que se haya producido.

La difusión del medio, que era un factor clave para determinar el importe de la indemnización en el daño moral, aquí adquiere una especial significación, pues,qué duda cabe, que el diario Le Monde, tiene una  relevancia nacional e internacional notoria, máxime si añadimos que la edición digital tiene una difusión notable, y un eco global y viral que hace que la lesión sea más gravosa si cabe.

Y vosotros, ¿ creéis que es excesiva el importe de la indemnización solicitado, o por el contrario entendéis que el derecho al honor no tiene precio y que Le Monde ha agravado la ofensa e intromisión por la amplia difusión del medio?.

Vía: Constitución Española,   LOPD

Imagen: bouygues; Pau Gasol

RELACIONADOS