Patrimonio 


Patrimonio Mundial en España: ¿Qué es y cómo protegerlo?

Covalanas

Pinturas rupestres en la Cueva de Covalanas, Cantabria.

Con motivo de la celebración del Día del Patrimonio Mundial, qué mejor que hablar de éste en nuestro país. A fecha de 2014, en España, existen un total de 44 lugares inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial –de la Unesco-, los cuales destacan por su  excepcionalidad, de forma que deben ser preservados para las generaciones venideras. Esta cifra coloca a España como el tercer país con más lugares inscritos, sólo por detrás de China e Italia.

En la lista encontramos elementos de lo más diversos: la Alhambra de Granada, la ciudad vieja de Ávila, la Cueva de Altamira y arte rupestre del norte de España, el Parque de Doñana, el Palmeral de Elche o el Puente de Vizcaya. Esta variedad también se muestra en la existencia de tres tipos: bienes culturales, naturales o mixtos –conjunción de la naturaleza con la presencia del hombre-. Sin embargo este título de honor también implica una serie de responsabilidades como velar por el mantenimiento del valor universal de estas manifestaciones para el futuro, destacando que la conservación de estas no sólo incumbe al país implicado, sino a la comunidad internacional.

r2_puente_bizkaia_getxo_t4800248a.jpg_369272544

Puente de Vizcaya.

En el caso de que exista peligro para estos lugares existe la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro como forma de “dar un toque de atención” a los países implicados. La inclusión en esta lista puede deberse a muy diferentes motivos, pero en última instancia se puede traducir en que existen problemas de conservación para estos lugares. Si bien es cierto que mientras que algunos casos son los propios países los que solicitan la declaración para obtener ayuda del Fondo de Patrimonio Mundial, en la mayoría de los casos ello proviene de la organización internacional, a modo de advertencia, lo que en muchos casos suele ser suficiente puesto que la tenencia de lugares en esta lista supone un deshonor.

Sierra de Atapuerca

Yacimiento arqueológico de la Sierra de Atapuerca, Burgos.

Si bien es ésta la categoría más alta a la que un bien puede aspirar también existen otras categorías contempladas por la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985. En ella se protegen aquellos bienes que tienen especial relevancia para el patrimonio español, tanto muebles como inmuebles, otorgándoles una serie de garantías para permitir su disfrute público, protección y evitar su deterioro. Estos son denominados  Bienes de Interés Cultural o BIC. Además en el caso de que un municipio cuente con más de un número determinado de BIC se le considerará como conjunto histórico-artístico. Antes de la aprobación de la actual ley de Patrimonio, lo cierto es que ya existían declaraciones genéricas hacia determinados elementos como murallas, castillos u hórreos, de forma que aunque algunos de estos lugares no están declarados como BIC tienen tal protección.

Finalmente, al igual que sucede en la Unesco, a nivel estatal  existe la Lista Roja del Patrimonio elaborada por la asociación Hispania Nostra cuyo objetivo principal es la salvaguarda y defensa del Patrimonio Español, de forma que recoge todos aquellos elementos  que estén en riesgo de desaparición o destrucción.

 

Vía| Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Más información| Unesco; Lista Roja del Patrimonio; Ley de Patrimonio

Imagen| Patrimonio Mundial; Puente de Vizcaya; Cueva de Covalanas; Sierra de Atapuerca

En QAH| La historia perdida de un patrimonio abandonado, A la vanguardia del desarrollo del patrimonio (I), A la vanguardia del desarrollo del patrimonio (II), ¿Y qué hacemos ahora? Reviviendo el Patrimonio

RELACIONADOS