Cultura y Sociedad, Historia, Patrimonio 


Patrimonio histórico y cultural de Alepo

Fotografia de Alepo en la actualidad

Desde hace un año y medio, Siria vive un conflicto que ha dejado decenas de miles de muertos y cientos de miles de refugiados y desplazados internos. Esta dramática situación humanitaria, fruto de la guerra civil entre el ejército del régimen sirio y los rebeldes, se extiende por casi todo el país. Uno de los escenarios de los combates es Alepo, la segunda ciudad más poblada de Siria. Se trata de una urbe llena de historia y de una gran riqueza cultural y artística. De hecho, la ciudad antigua de Alepo fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986.

Hay documentos históricos que señalan que ya en el año 1.800 antes de Cristo existía población en esta zona. Por algo es una de las urbes que reclama  ser considerada como la ciudad más antigua del mundo habitada permanentemente. Ha tenido muchos nombres y ha estado en manos de muy distintas civilizaciones desde sus orígenes. Así, se le conocía como Khalpe en la antigüedad, los antiguos griegos la llamaban Beroea y fue Halep para los turcos. También formó parte del Imperio romano y del bizantino. Fue asediada por los cruzados en dos ocasiones, en 1098 y en 1124, pero no lograron conquistarla. Más tarde fue árabe hasta su toma por los mongoles en 1260. Formó parte del Imperio otomano hasta su caída.

Esta ciudad, situada en el norte de Siria, conserva huellas de muchas de esas civilizaciones que pasaron por allí. Uno de los emblemas de Alepo es su gran mezquita, fundada en el año 715 y reconstruida en el siglo XII. También destaca su ciudadela, construida en el siglo XIII y, al parecer, especialmente expuesta al conflicto que asola el país. Los zocos o el castillo de la ciudad completan la morfología de Alepo, por cuyas calles se respiran miles de años de historia.

Ebla, el lugar donde se creó el primer archivo de tablillas de arcilla, la mezquita de Azas o las puertas de hierro de la ciudadela medieval ya se han visto afectadas por la situación de violencia, según distintas ONG. Otra joya histórica que está amenazada es el conocido como Templo del Dios de la Tormenta. Hace años, un grupo de arqueólogos descubrió un templo de unos 5.000 años de antigüedad, situado justo debajo de la ciudadela. Es, según los expertos, uno de los centros religiosos más importantes del mundo antiguo e incluye esculturas creadas por los antiguos hititas.

Aunque desde el año 1954 se elaboró el Convenio de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en los conflictos armados, firmado por 120 países -entre ellos Siria- el legado cultural de la ciudad de Alepo, una de las más antiguas del mundo, se está viendo seriamente dañado por el conflicto que vive el país.

Vía|OVPM

Más información| PasaporteBlog

Imagen|VozPopuli

 

RELACIONADOS