Patrimonio 


Patrimonio gaditano (V): el Gran Teatro Falla

Gran Teatro Falla. Plaza Fragela, Cádiz

Gran Teatro Falla. Plaza Fragela, Cádiz

Esta quinta entrega sobre el patrimonio de la capital gaditana tiene como objetivo acercarse a un interesante edificio –tanto por su factura como por su papel en el imaginario colectivo-: el Gran Teatro Falla.

Ejemplo de arquitectura neomudéjar, es el indiscutible símbolo de otro importante patrimonio, este de carácter inmaterial, como es el Carnaval de Cádiz.

Siendo el teatro una afición secular en la ciudad, el origen más directo de este establecimiento podríamos relacionarlo con el que fuera el Teatro del Circo Gaditano desde 1846, y posteriormente, el nuevo circo-teatro –construido en madera- a partir de 1861.

Por iniciativa del Ayuntamiento gaditano, se convoca concurso para la construcción de un “teatro de primer orden”. Este, tras varios avatares, dará comienzo su edificación con la demolición de todo lo anterior en el solar de la actual plaza Fragela en mayo de 1870, siendo las obras dirigidas por el arquitecto García del Álamo.

De gran sencillez al exterior, y con un interior de gran lujo, será inaugurado un año después como “Gran Teatro”, acogiendo a partir de entonces figuras del espectáculo y obras musicales de primer orden.

El feliz devenir del inmueble se vería truncado con el incendio que tuvo lugar en 1881, el cual destruirá las riquezas del edificio, y obligará a convocar otro concurso para la nueva construcción. Pese a la consulta realizada a la Academia de San Fernando de Madrid en su Sección de Arquitectura, el proyecto que la Compañía del Teatro de Cádiz –financiadora inicial de las obras- eligió fue el del arquitecto Adolfo Morales de los Ríos, iniciándose estas en junio de 1884.

La falta de liquidez, entre otros, será la causante de la paralización de las obras, de forma que ya en 1895, cambia la dirección y se modifica de forma sustancial el proyecto primitivo.

Retomándose los trabajos y experimentando otras interrupciones y nuevas direcciones, no será hasta 1903, con la intervención del arquitecto municipal Juan Cabrera Latorre, cuando se trabaje para su total consecución.

Desde 1905 se le dota de mobiliario y decoración pictórica –siendo de suma importancia la aportación del artista gaditano Felipe Abarzuza-, a la espera de su inauguración, que tendrá lugar en enero de 1910.

Interior del Gran Teatro Falla, Cádiz

Interior del Gran Teatro Falla, Cádiz

La fábrica del edificio sufrirá posteriores modificaciones a lo largo del siglo XX, siendo rebautizado durante este período como Gran Teatro Falla, en honor del ilustre músico oriundo de la ciudad.

En la actualidad, el Gran Teatro Falla, además de ser la sede de importantes eventos como el Festival Iberoamericano de Teatro, es el templo del Carnaval, un ejemplo particular de la cultura del lugar que cada febrero da cita en el coliseo a naturales y foráneos que asisten al Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, epicentro de una de las expresiones populares más arraigadas de la ciudad.

 

Vía| Cirici Narváez, J.R. y Ramos Santana, A. Gran Teatro Falla, Cádiz. Cádiz: Colegio Oficial de Aparajadores y Arquitectos Técnicos Cádiz Ceuta, 1995.

Imagen| Gran Teatro Falla, Interior del teatro

En QAH| Patrimonio gaditano (I): los guardacantones, Patrimonio gaditano (II): la Santa Cueva, Patrimonio gaditano (III): el Museo de Cádiz, Patrimonio gaditano (IV): el yacimiento arqueológico Gadir

RELACIONADOS