Economía y Empresa, Finanzas 


Participaciones en Empresas

Cuando una empresa tiene el suficiente pulmón financiero, en muchas ocasiones se plantea crear filiales, comprar empresas u otras operaciones corporativas. En este artículo se intenta sintetizar cómo se integrarían en sus cuentas anuales, esas empresas que adquiriese.

Es preciso señalar, en primer lugar, que esta integración es diferente en función de donde tenga el domicilio fiscal la empresa, ejemplo: Banco Santander en España, HSBC en Inglaterra. Por eso, aquí se detalla cómo es a nivel España, aunque en Europa y Estados Unidos es prácticamente idéntico dado que se regulan por las Normas Internacionales de Información Financiera (concretamente NIIF 10-12).

Hay tres franjas de intervención en empresas:

   1. Consolidación global:
Para la empresa que tenga control para poder dirigir las políticas financieras y operativas de una entidad con el fin de obtener beneficios de sus actividades (Circular 4/2004). Entrará en el Balance consolidado, uniendo completamente activo, pasivo y patrimonio, i.e.: Iberdrola USA comprando UIL, que juntas consolidan en Avangrid.

Salvo que tenga intereses minoritarios, es decir, que no posea el 100% de la empresa, en cuyo caso habrá un ajuste en el Patrimonio Neto de la empresa consolidada por el importe que no tenga, i.e.: Empresa A de Balance 100, compra el 90% de Empresa B de Balance 100, formarán un consolidado de Balance 200 con un ajuste negativo de 10 en el Patrimonio Neto.

2. Consolidación por puesta en equivalencia:
Para la empresa que no tiene el control financiero y operativo, pero si tiene representación en otra empresa, i.e.: Abertis con el 34% de Cellnex a diciembre de 2016, ambas auditadas por Deloitte. Cuando esto ocurre se incorporan al balance, en empresas industriales como “Inversiones en empresas del grupo”, o como “Participaciones” en entidades de crédito. Pudiendo ser participaciones o inversiones:

Grupo: Cuando sean participaciones entre empresas sobre las que se tiene control, es decir, que formen parte del mismo grupo consolidado.

– Multigrupo: Cuando se trata de una alianza estratégica o “joint-venture” en la cual más de una firma posea un control sobre la entidad. Por ejemplo la JV de Banco Santander y Financiera El Corte Ingles.

– Asociadas: Cuando se posea un control muy pequeño sobre la empresa, como puede ser 1 miembro en el consejo de administración. Por ejemplo La Caixa, propietaria del 10% de Gas Natural y con presencia de un miembro (Isidoro Fainé) en su consejo de administración.

3. No consolidación, sino inversión financiera:

Bill Gates, cuando compró un 6% de FCC, inversión que vendió años después, o cuando directamente no se dispone de un control sobre otra empresa, o por su naturaleza el objetivo de ese capital no es controlar la empresa sino obtener rentabilidad o cobertura. Siendo una “inversión financiera” para empresas industriales o “activo disponible para la venta” en entidades de crédito.

 

Sin embargo aunque se consolide, nunca se añadirá: el fondo de comercio o goodwill, que es el exceso que se ha pagado por una empresa, por todo lo relativo a ella que no se puede valorar de ninguna otra manera, reputación, clientela y fidelidad, etc. Ni las operaciones crediticias que se tienen intragrupo.

Para concluir aclarar que la integración proporcional en el balance ya está obsoleta internacionalmente desde la modificación de la NIIF 10, 12 y 28 traspuesta a ley española el 23 de Septiembre de 2016 con el DOUE-L-2016-81675.

 

Via| Elaboración propia

Más información| Circular 4/2004, Normas Internacionales de Información Financiera

Imagen |Países, Financiando las matemáticas

En QAH|El Fondo de Comercio (Goodwill), Introducción a las bases imponibles; Factoring y confirming

RELACIONADOS