Jurídico 


Pareja de hecho en una norma concursal 

Desde la reforma de la Ley Concursal, las parejas de hecho pueden presentar concurso en caso de insolvencia de persona física por deudas contraídas.

Cuando los deudores a presentar un concurso tienen una vinculación personal, en este caso “pareja de hecho”, compartiendo unas consecuencias económicas , tienen la posibilidad de solicitarlo de forma coordinada.

Los concursos conexos tras la reforma concursal de 2011, incluye a las parejas de hecho en los artº 25.3 y 25 bis 1.6 LC, por INSOLVENCIA DE LAS PERSONAS FÍSICAS, no recogidos hasta entonces.

Los requisitos que exige la ley en su artº 25.3: “El juez podrá declarar el concurso conjunto de dos personas que sean pareja de hecho inscrita… cuando aprecie la existencia de pactos expresos o tácitos o de hechos concluyentes de los que se derive la inequívoca voluntad de los convivientes de formar un patrimonio común”.

Y  añade: “dos personas, que sean pareja de hecho, que estén inscritas en un registro público administrativo creado por las CCAA o los municipios y que tengan la inequívoca voluntad de formar un patrimonio común”.

Estos dos ineludibles requisitos son:

1º.- Exigencia de inscripción registral, por seguridad jurídica, constatable fácilmente. Hace prueba de estabilidad de la pareja, arraigo y consolidación.

El inconveniente que se presenta es la poca publicidad de dicho registro y disparidad de criterios de cada CCAA así como el no formar parte estos registros de la Dirección General de Registros y Notariado (DGRN) y no exigir por tanto de escritura pública.

Esto hace que sea difícil reserva ya que:

1º No es constitutiva;

2º Sólo registra una declaración de los comparecientes;

3º Los convenios inscritos de la pareja están sometidos al régimen jurídico propio.

Inequívoca voluntad de formación de un patrimonio común. Es esencial que la “pareja de hecho” tenga o quiera tener patrimonio común, siendo los pactos contraídos por autonomía de la voluntad el medio de prueba, unir bienes y derechos. Patrimonio común de titularidad de ambos, con poder de disposición y de administración mancomunado o indistinto, con facultad de uso y disfrute y ante todo, que responda de deudas contraídas por los miembros de la pareja.

 

 

 

 

 

 

RELACIONADOS