Patrimonio 


El papel del patio en la vivienda: desde los egipcios hasta los romanos

Según la arqueóloga alemana Kathrin Kleibl, un patio es “un área cerrada por muros, espacios o edificios que está abierta al cielo y, en arquitecturas sepulcrales, sagradas, y públicas, era normalmente un punto de reunión por excelencia destinado a varios propósitos“. Sin embargo, acoger todos estos ámbitos podría extenderse durante demasiados artículos, así que vamos a centrarnos en los patios domésticos y de vivienda, y especialmente a plantearnos las siguientes cuestiones. ¿Cuándo y por qué aparece el patio? ¿Cuáles eran sus diferentes usos en la casa? ¿Cómo evolucionó el patio conforme avanzaban las civilizaciones? ¿Qué conclusiones del análisis sacamos hoy?

casas tipo Ur

Esquema de la vivienda tipo sumeria, en la ciudad de Ur (siglo II a.C.)

Hasta la civilización dinástica egipcia, las únicas relaciones entre exterior e interior de las casas se hacían por medio de agujeros con el fin de poder ventilar y albergar fuego en las viviendas. Del Oriente Medio sólo se tiene constancia de la ciudad de Tell el-Amarna (siglo XIV a.C.) como pionera en la construcción de casas con patio. No será hasta el siglo II a.C. que el Oriente Medio mediterráneo no desarrolle de manera conjunta un concepto de casa-patio respondiendo a sus necesidades ambientales. La ciudad en cuestión que más claro presenta el diseño de vivienda al exterior fue Ur, en Sumeria. Era, como otras en su momento, una pequeña ciudad esporádica estratégicamente levantada en enclaves de abundantes tierras y cercanas masas de agua, lista para las largas estaciones de calor y sol. Consecuentemente, el diseño de las casas debía seguir un patrón de máximo confort y aquí que la civilización egipcia sea el primer gran referente de planeamiento de viviendas con el objetivo de alcanzar una mayor calidad de vida.

casas tipo tell el armana

Planos orientativos sobre los estudios arqueológicos en Tell el -Amarna, con datación en el siglo XIV a.c.

Tal y como hemos introducido, el patio es el gran espacio central de la casa donde se suceden las actividades cotidianas tales como la convivencia, la comunicación o el cocinar. Pero el patio es mucho más que eso, es el resultado de un esquema simplificado de los usos de la casa que parten y terminan en un solo punto. La mayor parte de los espacios pasan por el patio, fluyen en él, es un núcleo en el que las funciones echan sus raíces. Los egipcios sabían muy bien las ventajas que suponía tener un espacio exterior en el interior de la casa, incluso llegaron a desarrollar terrazas en el primer piso, todo ello en la búsqueda no sólo del placer, del bien estar, sino también de la función de ventilar y airear las temperaturas entre noche y día.

casa egipcia

Modelo básico de casa egipcia archivada por el Museo del Louvre ( París).

Las ciudades crecían, y con ellas las casas. El patio no era sólo un espacio donde “respirase” el edificio, sino también un recogido ambiente al exterior donde sorprendentemente la temperatura era más baja que en la propia calle. Y de ahí que la civilización romana recogiera con delicadeza el legado de estos espacios. Nuestra cultura se nutre directamente de los estudios romanos por perfeccionar sus patios, con novedades como la inclusión del agua (tomada de los grandes y magníficos jardines persas) o la combinación de no sólo uno, sino varios patios en la misma vivienda. Pero quizá la mayor característica del patio romano sea la portificación de su perímetro con arcos y columnas, que dio pie al debate entre espacios abiertos techados y pasillos de conexión entre habitaciones y patio.

fig-2-domusromana

Distribución común de una casa romana.

Queda claro que de la necesidad ambiental, las culturas mediterráneas tuvieron que plantear espacios exteriores para sus actividades sin salir técnicamente de la casa. A medida que el uso dejó ver que este espacio era donde se socializaba en mayor escala y a su vez presentaba un ambiente fresco que fluía hacia el interior, el espíritu del patio quedó silenciosamente anexionado a la vivienda, ya no sólo mediterránea, sino también a los edificios en masa. La arquitectura de ahora reconoce el patio como un sistema de solución primario y básico, un catalizador valioso de luz natural y un corazón inseparable del concepto del habitar. Al fin y al cabo, el ser humano no puede vivir únicamente encerrado.

Vía| Artículo “El patio”, de Kathrin Kleibl (Enciclopedia de Historia Antigua)

Más información| Tesis “Arquitectura renovable para Egipto”, Artículo “El alzamiento de la civilización en el Oriente Medio y África”,  Artículo “Una villa de la Antigua Roma: una cultura ideal para la vida rural”

Imagen| Libro “Una Historia del Arte en la Historia Antigua”, “Herótodo. Blog de ciencias sociales y pensamiento”, Blog “Ana Álvarez”

En QAH| Protegiendo la casa: los cultos domésticos romanosEl Jardín Persa: el Patrimonio de los jardines islámicos

RELACIONADOS