Salud y Deporte 


Palpitaciones: Las protestas del corazón (I)

Sensación desgradable por palpitaciones

Sensación desgradable por palpitaciones

La línea que separa la hipocondría de los síntomas médicos sospechosos de patología es habitualmente tan fina que no resulta complicado pasar de un lado a otro sin darnos ni cuenta de que lo estamos haciendo. Entre la gran cantidad síntomas comunes e inespecíficos que suelen ser motivo de consulta en la medicina general y de familia, extensible a los servicios de urgencias, las palpitaciones ocupan un puesto permanente en el podio. Sin embargo, suele resultar igual de frustrante para el paciente como para el médico encontrar una etiología clara que pueda explicarnos su procedencia ya que pueden aparecer en un amplio espectro de situaciones tanto fisiológicas normales como patológicas.

Generalmente, el gran problema de estos síntomas viene establecido cuando son repetitivos y recurrentes y por lo tanto generan una situación de preocupación y desasosiego en el paciente, que seguiría estando sano, pero que en cambio vería seriamente comprometida su calidad de vida y su estabilidad psicológica y emocional al esperar un golpe de efecto cardiológico de mayor magnitud en el futuro –como podría ser un infarto de miocardio o una arritmia maligna, que sin embargo no tienen clara la relación con las palpitaciones–.

Otra problemática habitual es que suelen ser paroxísticas, es decir, de comienzo y desaparición bruscos y que no suelen prolongarse en el tiempo más de unos días, para aparecer en algunos casos de forma intermitente en los sucesivos meses. Todo ello dificulta su aproximación diagnóstica ya que cuando el paciente acude a consulta con su cardiólogo suele estar en estado asintomático, sin las palpitaciones.

El último punto que conforma el conglomerado del problema viene dado por definición, ya que los síntomas, a diferencia de los signos clínicos, son siempre subjetivos y por ello son percibidos de forma muy diferente de unas personas a otras en relación con su genética, fisionomía, estado mental y carácter personal, entre otros. Por esta razón, es especialmente capital precisar lo que son realmente las palpitaciones y lo que no lo son:

Las palpitaciones son síntomas definidos como la conciencia de los latidos del corazón descritos en términos de sensación desagradable de la pulsación y el ritmo cardíaco transmitido al pecho, al cuello o a áreas corporales adyacentes. Implícitamente, el desagrado de la sensación puede venir asociado a disconfort, pinchazos, alarma y ansiedad, y menos comúnmente a dolor. La alarma provoca que el individuo focalice su mente en sus latidos y en la forma de latir que tiene su corazón lo cual no hace más que aumentar la ansiedad al notar latidos extras o ligeras pausas que con compatibles con la normalidad.

Representación curiosa de las palpitaciones

Representación curiosa de las palpitaciones

Si bien es cierto que las palpitaciones pueden ser la antesala de problemas cardiacos más graves, no tienen una rigurosa o clara correlación clínica con ellos ya que se tienen en cuenta como inespecíficas. Por otra parte, en condiciones de salud y en estado de relajación o descanso, la actividad cardíaca suele pasar inadvertida para el individuo y es en situaciones de estrés tanto físico como mental, o frente a desafíos cuando pueden aparecer palpitaciones durante un breve periodo de tiempo que en todo caso serían fisiológicas. Dicho ésto, el corazón es un músculo y como todo músculo puede sufrir lo que vulgarmente se llama “agujetas” tras un ejercicio físico extenuante o un desafío corporal; serían las palpitaciones.

Atendiendo a la etiología o la causalidad más común que puede provocar palpitaciones, podemos clasificarlas en:

  • Arritmias cardíacas:
    • Extrasístoles supraventriculares/ventriculares.
    • Taquicardias supraventriculares/ventriculares.
    • Bradiarritmias: bloqueo sinusal, bloqueos AV.
    • Marcapasos malfuncionantes o sin pila.
  • Enfermedades cardíacas estructurales:
    • Prolapso de válvula mitral.
    • Insuficiencia mitral severa.
    • Insuficiencia aórtica severa.
    • Enfermedades cardíacas congénitas con shut derecha-izquierda.
    • Cardiomegalia por fallo cardíaco.
    • Cardiomiopatía hipertrófica.
    • Válvulas mecánicas protésicas.
  • Desórdenes psicosomáticos:
    • Ansiedad, ataques de pánico (e.g. miedo escénico).
    • Depresión, somatización de otros desórdenes.
  • Causas sistémicas:
    • Hipertiroidismo, hipoglucemia, Sd. postmenopáusico, fiebre, anemia, embarazo, hipovolemia, hipotensión ortostática o postural, feocromocitoma, fístula arteriovenosa…
  • Efectos farmacológicos y drogas recreativas:
    • Inhaladores simpaticomiméticos, vasodilatadores, anticolinérgicos, diuréticos.
    • Betabloqueantes.
    • Alcohol, cocaína, heroína, anfetaminas, cafeína, nicotina, cannabis, drogas sintéticas.
    • Drogas anorexigénicas o para perder peso.

Por otra parte, atendiendo únicamente a su tipología y presentación clínica podemos clasificarlas en:

  • Extrasístoles: sensación de vuelco al corazón o que falta un latido, irregulares, comienzo y fin repentino, situación de relajación.
  • Taquicardia: latidos fuertes en el pecho o cuello, regulares pero rápidas, comienzo y fin repentino, situación de esfuerzo físico.
  • Ansiosas: sensación de ansiedad o agitación, regulares aceleradas, comienzo y fin graduales, situaciones de estrés emocional/ataques de pánico.
  • Pulsación fuerte: pinchazos o golpes en el pecho, regulares, comienzo y fin graduales, situación de esfuerzo físico.

(…)

Vía|Raviele A, Giada F,  Bergfeldt L, Blanc JJ, Blomstrom-Lundqvist C, Mont Ll, Morgan JM, Raatikainen MJP, Steinbeck G, Viskin S. Management of patients with palpitations: a position paper from the European Heart Rhythm Association, European Society of Cardiology. Europace 2011, 13. 920-934.

Imágenes|Dolor, Palpitación

En QAH|Palpitaciones: Las protestas del corazón (II)

RELACIONADOS