Patrimonio 


El gran palacio de los Dalái Lama. Ejemplo de la arquitectura tibetana

La región del Tíbet, hoy asimilada como una provincia más de la República Popular de China desde 1951, denota claras diferencias con sus territorios vecinos. Uno de esos rasgos se puede observar en su arte. La arquitectura tibetana tiene unas características propias que pueden fácilmente distinguirse, como por ejemplo: la ubicación, que por lo general se construye en lugares elevados; así como con una orientación específica, en este caso la entrada debe dar hacia el sur. Los materiales de construcción pueden ser varios, desde piedra, combinada con madera y tierra. Suelen ser edificaciones con multitud de vanos abiertos, con el fin de que la luz emanara hacia su interior, y por último, la construcción de techos planos capaces de poder conservar el calor interno.

Palacio de Potala

Un gran ejemplo que traduce estas características y las lleva la máxima expresión es el Palacio de Potala. Como una poderosa montaña más, se erige en la llamada “cima del mundo” Lhasa capital tibetana, el gran palacio de los Dalái Lama. Un gran símbolo del poder ejercido por la máxima jerarquía del budismo en el mundo. Al igual que el Papa en el Vaticano o el Califa en el mundo islámico, estas figuras no solo controlan la vida religiosa sino también la política de sus dominios, las llamadas teocracias.

El uso de la arquitectura como un elemento simbólico de poder, ha sido utilizado no solo en el continente asiático, sino en todo el mundo. Un ejemplo sería el Palacio de Versalles, la Basílica de San Pedro del Vaticano, o en el mundo Bizantino, Santa Sofía de Constantinopla. Lo cierto es que desde el estudio de la historia del arte, hemos obviado grandes construcciones fuera de la órbita europea y occidental.  Y es que esta enorme residencia tiene unas dimensiones poco antes vistas en ningún otro edificio construido en su época. Cabe decir que se trata de un Palacio levantado en el siglo XVII por el Quinto Dalai Lama, y que se sitúa nada más y nada menos que a unos 3500 metros de altura sobre el nivel del mar. Por otro lado, la UNESCO lo ha reconocido como Patrimonio de la Humanidad en 1994, tanto su propia arquitectura como el entorno en el cual se levanta, conforman un lugar de especial interés. Con el paso de los años, se han llevado a cabo diferentes modificaciones, reconstrucciones y ampliaciones, hasta su abandono en lo años 50 del siglo XX, debido a las revoluciones surgidas en China, que obligaron al Dalai Lama al exilio a la India.

Plano del Palacio de Potala

 

 

Gran Salón del Oeste

Esta magna construcción se compone de varias estructuras, entre ellas,  el llamado Palacio Blanco, donde se ubicarían las dependencias del Dalái Lama, así como varias oficinas y el seminario para los nuevos religiosos. Este edificio sería iniciado por el V Dalái Lama y posteriormente fue ampliado por el XIII. Por otro lado, encontramos el más llamativo de los edificios, el Palacio Rojo, destinado al estudio y la oración. Entre las dependencias más importantes dentro de este, encontramos el Gran Salón del Oeste, con 4 capillas en las que se muestra el poderío del V Dalái Lama, así como numerosos coloridos murales y finas columnas en su interior. El Palacio Rojo también se destina a contener las tumbas de los pasados Dalái Lama, donde destaca la tumba del XIII Dalái Lama.

Otro elemento muy visible es la gran muralla blanca que recubre todo el complejo de edificios, así como también destacan la multitud de estupas que se dispersan alrededor del palacio. La gran escalinata existente para poder acceder al conjunto arquitectónico nos va mostrando la grandeza que alberga en su interior, y el sacrificio que hay que hacer para llegar a él. Lógicamente la fantástica ubicación de este fabuloso palacio proporcionaría la soledad necesaria para una buena meditación. Su altura no solo garantiza el aislamiento necesario para la oración, sino que también ejerce un carácter defensivo, tanto en su inaccesibilidad, como en la visión periscópica que asegura. Por otro lado cabe remarcar el simbolismo de poder que transmite su altura dentro de todo la región y particularmente en Lhasa.

Billete 50 Yuanes

La importancia de este edificio, no tan conocido por la sociedad occidental se hace patente con la imagen del mismo, en los billetes de 50 yuanes de China, por lo que la absorción del Tíbet se hace evidente aquí. La República Popular China lo equipara de esta manera a otros grandes monumentos arquitectónicos y naturales que posee en su gran extensión.

 

 

 

Vía| Ramírez, Juan Antonio. Historia del Arte: La Edad Media, Alianza editorial. / Tregear, Mary. El Arte Chino, Ediciones Destino. China ABC .

Imagen| Palacio de Potala , Plano del Palacio de Potala , Gran Salón del Oeste , Billete 50 yuanes .

RELACIONADOS