Patrimonio 


El Palacio de Carlos V, una alegoría del Imperio español

Hay varios monumentos a los que podemos considerar símbolos del Imperio español, siendo el más notable de ellos el Monasterio del Escorial, pero es el Palacio de Carlos V el que tiene una historia paralela o semejante al devenir que corrió el Imperio español.

La serie histórica “Carlos Rey Emperador” que emite TVE nos muestra como Carlos lleva a La Alhambra de Granada a su reciente esposa, Isabel de Portugal, a pasar su luna de miel. Ambos quedaron tan impresionados con la incontestable belleza del arte nazarí que Carlos V decidió establecer allí su residencia y con ello, hacer de Granada la capital de su Imperio.

palacio-carlos-v-exterior

Fachada sur del palacio

Para poder establecer en La Alhambra la capital del Imperio era necesario construir más instalaciones, para lo cual el emperador mandó construir un nuevo palacio que complementara las instalaciones ya existentes.

El nuevo palacio debería estar a la altura de tan poderoso emperador y mostrar al mundo la grandeza y modernidad de su Imperio. En 1527 Carlos V encargó la tarea al capitán general de Granada, Luis Hurtado de Mendoza, que asignó el proyecto al pintor y arquitecto Pedro Machuca, quien se había formado en Italia como discípulo del maestro Miguel Ángel. De esta manera el palacio sería construido acorde a las últimas tendencias arquitectónicas que llegaban, cómo no, de Italia.

palacio-carlos-v-prespectiva

Fuente: Rafandalucia CC

El diseño que realiza Pedro Machuca es novedoso en muchos aspectos, pero sobre todo por su planta cuadrada con patio interior circular, que no tiene precedentes en la arquitectura renacentista. Esto sitúa el proyecto de Pedro Machuca como vanguardia y punta de lanza de lo que años después se llamaría manierismo.

El proyecto era moderno y ambicioso por lo que contaba con todo el apoyo del rey, pero los continuos problemas de financiación hacen que las obras avancen despacio, lo que a su vez provoca en Carlos V un creciente desinterés. A la muerte de Pedro Machuca en 1550 solamente dos de las fachadas están totalmente terminadas y toma el mando del proyecto su hijo Luis Machuca.

Con motivo de la rebelión de los moriscos de Granada en 1568 las obras quedan paradas durante 15 años, retomándose con continuos problemas de financiación hasta que en 1638 se abandonan completamente. Las obras no se retomarían hasta 1923 para ser concluidas definitivamente en 1958, albergando el Museo de Bellas Artes de Granada.

palacio-carlos-v-patio

Vista del patio interior del palacio

Hoy en día el Palacio de Carlos V es un formidable edificio en un entorno incomparable, sin duda uno de los lugares imprescindibles que visitar en Granada. Una pena que el Emperador no lo viera concluido.

Durante siglos el palacio de Carlos V ha sido una obra inconclusa, majestuosas fachadas sin cubiertas (como muestra esta fotografía), una metáfora del quiero y no puedo, una involuntaria alegoría de lo que fue el Imperio español, un ilusionante proyecto que nunca pudimos culminar en tiempo y forma.

Por el contrario, la obra del Monasterio del Escorial fue ejecutada de forma ejemplar, erigiéndose en poco más de veinte años uno de los mayores monumentos de la Humanidad. Si la historia del Imperio español hubiera sido como la del Monasterio del Escorial…

Vía| artehistoria.comalhambra-patronato.esalhambra.org

Imagen| Fernando Martín (CC), Rafandalucia (CC), Bernd Untiedt (CC)

RELACIONADOS