Economía y Empresa, Panorama Internacional 


Países a la carta: ¿Dónde hacer negocios?

Y tú, ¿por qué país te decantarías?

En un mundo tan globalizado como en el que vivimos actualmente, las oportunidades de hacer negocio se multiplican al tener numerosos países y sectores a elegir. No obstante, no es tan fácil decidir dónde localizarnos. En este sentido, el grupo del Banco Mundial lleva desde 2002 publicando anualmente un estudio llamado Doing Business, donde analizan las variables clave en la puesta en marcha de cualquier proyecto empresarial.

Personalmente, este estudio me ha parecido especialmente interesante ya que las variables que analizan son más bien de carácter regulador. Algo razonable ya que son acciones que dependen directamente de la buena (o no tan buena) marcha de las principales instituciones del país. Para haceros una idea, algunas de las variables que tiene en cuenta son el manejo de permisos de licencias, obtención de electricidad y de crédito, protección de los inversores minoritarios o la facilidad a la hora de resolver insolvencias.

Los resultados de este 2015 son más que interesantes. Entre los 189 países analizados, en la cabeza se halla Singapur, seguido de Nueva Zelanda y Hong Kong (que, aunque no es un país, tiene un régimen económico especial). Europa sigue teniendo su presencia dentro del top 10 con Dinamarca, Noruega, Reino Unido y Finlandia pero muchos países aún tienen deberes pendientes. Ejemplo de ello España, con un puesto 33, próximo a estados como Colombia o Montenegro.

“¿Qué se puede hacer para mejorar?”. Países como Irlanda, República Democrática del Congo o Emiratos Árabes Unidos han mejorado notablemente su ranking en el periodo 2013/2014 ya que se apostó por realizar en torno a cuarenta reformas regulatorias que facilitaran hacer negocios allí, tocando las variables mencionadas en el estudio.

Otra posible solución, podría ser analizar los factores del éxito del actual number one: El atractivo de Singapur se debe a razones históricas (desde el siglo 14 era un puerto estratégico para los británicos), la apertura al capital extranjero y el papel discreto del estado como una institución honesta y eficiente. Es decir, su actuación es más bien pequeña ante aquellos que actúan de manera correcta; mientras que, en cuanto se comete alguna infracción, el estado se vuelve extremadamente duro (recordemos que en Singapur aún es legal la pena de muerte).

A modo de conclusión, lo que quiero transmitir es que cada país es muy distinto de los demás y no existe una única fórmula mágica para atraer eficientemente a las empresas. No obstante, sí tenemos que ser conscientes de que las reformas y medidas que toman los estados son cruciales para poder ir construyendo el camino hacia ese estado idóneo. Así que, como individuos, tenemos la responsabilidad de conseguir un gobierno que nos lleve en la dirección correcta; y, como empresarios, de estudiar detenidamente las oportunidades que nos pueden brindar.

Vía| Doing Business

Más información| The Economist, Singapore Business Review

Imagen| Voz Pópuli

QAH| Las 20 mejores ciudades para emprender

RELACIONADOS