Política 


OTAN: Caminando separados

heal-the-world-2-300x272

La reciente victoria de Donald J. TRump ha sentado como un jarro de agua fría para los países europeos moderados. El populismo del que hacen gala personalidades de la política, cuyo afán es el de revisar todo aquello que genere controversia y abanderarse como el reformulador de ideas ha llegado al salón oval y va a quedarse los próximos 8 años (4 años si se rompe la tradición). Las ideas de consenso se van a tomar unas vacaciones y líderes de la Unión Europea y OTAN ven peligrar sus acuerdos comerciales con una administración, a todas luces más conservadora en cuanto al control gubernamental y económicamente autárquica.

Recientes manifestaciones del electo presidente como revocar el acuerdo comercial del Pacífico, son misiles a la línea de flotación de la ASean y claros signos para distintos acuerdos comerciales con México y Canadá o con Europa.

¿Cómo afecta las declaraciones que hizo durante la campaña el magnate acerca del tratado del Atlántico norte?

En primer lugar, es cierto que Europa dedica cada vez menos de su presupuesto en armamento militar, el fin de la Guerra Fría y la estabilidad política en Europa del Este propiciaron este clima de cooperación, en el que el paraguas militar de los EE.UU. parecía suficiente. Tras las declaraciones de Trump, la UE parece repetir la estrategia empleada tras el Brexit y aunar esfuerzos, la idea es: Más Europa.

Bajo una idea consciente de sus propios actos y advertencias, Estados Unidos corre el riesgo de que bajar el ritmo o, llegado el caso, retirarse de la OTAN le genere cierta inestabilidad a su liderazgo mundial, lo cual es contrario a sus intereses sobre el sistema económico mundial y la deriva actual de las relaciones OCDE. La visión autárquica de la américa profunda renace tras una década de imagen cosmopolita que mantienen en la actualidad los estadounidenses.

Puestos los mecanismos necesarios en marcha, el consejo Europeo lleva años planteándose y avanzando en la idea de la EUROPOL, un cuerpo europeo similar a la INTERPOL, que estreche los vínculos existentes entre las fuerzas y cuerpos de policía de la unión. Entrelazando la policía europea con el programa de vigilancia aduanera, el siguiente paso que buscan dar los socios europeos es la conformación del ejercito europeo una idea, recordemos, intrínseca dentro de la filosofía federalista de los idealistas de mediados de siglo.

Interpol

A lo aportado, cabe sumar una inversión en infraestructura y logística militar que no será barata. desplegar un paraguas propio con los recursos de que dispone Europa supondrá el fin de numerosos proyectos sociales y de infraestructura (los conocidos fondos FEDER, entre otros), de los que hace gala la UE. Estos fondos deben ser facilitados por los estados.

Esta idea de una Europa, menos social y más vigilante de su propia seguridad difiere mucho de la Europa acogedora y multiétnica que se ha anunciado desde las instituciones, cuyo futuro observan con recelo.

En la lucha contra el DAESH, las misiones y planes de la OTAN han supuesto un duro golpe a la estructura terrorista, que vive sus momentos más aciagos con el sitio a la ciudad Iraquí de Mosul. La retirada de los fondos de los estados unidos a los planes occidentales para la lucha contra el terrorismo suponen un duro golpe para la democracia en Oriente medio y un halo de esperanza para este tipo de organizaciones.

Si bien es cierto que Trump ha matizado mucho su discurso desde las pasadas elecciones, Europa ve con cierto recelo las relaciones con políticos antieuropeos y de corte populista como el británico Nigel Farrage o el mandatario ruso V. Putin.

* Imagen| Actualidad.rt.com Twitter INTERPOOL
* En QAH|Trump gana las elecciones en EE.UU., Geopolítica: El Águila El dragón y la razón

RELACIONADOS