Cultura y Sociedad, Literatura 


Oscar Wilde, Bram Stoker y un triángulo amoroso

En el verano de 1875, Abraham -“Bram”- Stoker (8 de noviembre de 1847 – 20 de abril de 1912) pasa la temporada con la familia Wilde, entre los cuales está también Oscar. Oscar tiene entonces 18 años, Bram, 25. Ambos se conocían de algún tiempo atrás, cuando ambos estudiaban en Trinity College, donde Stoker propone a Oscar Wilde entrar a formar parte de la ‘Philosophical Society’ de la Universidad, de la que Stoker era presidente. Por aquella fecha, Oscar había conocido a Florence Balcome, la hija del Teniente-Coronel James Balcome, bautizada Florence en homenaje a Florence Nightingale, y que por entonces tenía 17 años. Oscar Wilde la describe como “con sólo diecisiete años, el rostro más perfectamente hermoso que haya visto jamás y sin un solo penique”. Durante más de un año, Oscar visita y corteja a Florence (“Florrie” para él), pinta retratos y compone versos para ella. Sin embargo, en 1877, la relación termina casi tan abrupta como inesperadamente. Tal vez Oscar no se encontraba entonces económicamente solvente como para proponerla matrimonio… (1)
Florence Balcome
(2)
Pasados unos meses, en 1878, la bella Florence ya está comprometida… precisamente con el amigo de su ex pretendiente, Bram Stoker. Stoker en aquel momento ya era el próspero empresario del Lyceum Theatre de Londres, propiedad de su socio y amigo, el actor Henry Irving. Desde joven, Bram Stoker había manifestado un gran interés por el teatro, y pronto se hizo crítico teatral para el Dublin Evening Mail, que dirigía el autor gótico Sheridan Le Fanu. En una de sus columnas, elogió el trabajo de Irving en su representación de Hamlet en el Theatre Royal de Dublín, gesto que Irving le agradeció invitándole a cenar en el Shelbourne Hotel, momento a partir del cual surge una estrecha amistad entre ambos. Para entonces, también Stoker también había publicado algunos escritos: “The Crystal Cup” (1872), “The Chain of Destiny” (publicado en cuatro partes en The Shamrock) y su ensayo “The Duties of Clerks of Petty Sessions in Ireland” (1879). Para leer su obra más conocida y universal, Dracula, hay que esperar a 1897.
Stoker y Florence se casan el 4 de diciembre de 1878; ella tenía diecinueve años, él treinta y uno. A pesar de haber roto el idilio un año atrás, Oscar Wilde no se sintió feliz al saber del matrimonio. De hecho, le pidió a Florence que le devolviera una cruz de oro con su nombre grabado que le había regalado. En respuesta, Florence le reclamó toda la correspondencia que le había escrito a Wilde durante los años que había durado su relación.
La vieja amistad deviene en fría tensión entre Wilde y Stoker, ya dos importantes figuras literarias del momento en Dublín, y no se desenfrió hasta el matrimonio de Wilde en 1884.
El papel de Florence Balcome (ahora Florence Stoker) en la vida y obra de Bram Stoker no es meramente nominal. En 1922 (Stoker había fallecido diez años antes) Florence recibe una carta anónima desde Berlín: la carta lleva adjunto el programa de un evento cinematográfico: la proyección de ‘Nosferatu’, film que Friedrich Wilhelm (“F. W.”) Murnau había dirigido sin hacer mención de la obra de Stoker, en la que estaba obviamente basada. Florence no pasaba por una buena etapa financiera y, como albacea literaria de su marido, nadie le había pedido el permiso necesario para la adaptación al cine de Dracula. Mrs. Stoker emprendió entonces un litigio, representada por los abogados de la British Incorporated Society of Authors, en el que reclamaba, no sólo una compensación económica y el reconocimiento por parte de los productores alemanes de los derechos de propiedad intelectual de su marido, sino la destrucción de todos los negativos y todas las copias del film. Florence Stoker ganó finalmente el caso en 1925, y todas las copias le fueron entregadas para su destrucción (si bien, curiosamente, hacia finales de la década de 1920 comenzaron a surgir copias nuevas… y en 1929 se proyectaba en Nueva York y Detroit).
Sí le dio en cambio los derechos de adaptación de Dracula a su amigo y vecino Hamilton Deane, actor escritor y director irlandés, quien jugó un importante papel en la representación teatral y divulgación de la novela de Stoker.
Desde entonces, Dracula ha sido representada, cinematografiada y versionada en infinidad de ocasiones (3). Aun así, la novela gótica de Stoker conserva toda su extraordinaria fuerza y poderoso atractivo.
Paradójicamente, la versión que Florence Stoker trató de eliminar es generalmente reconocida por muchos historiadores del cine como la mejor versión de Dracula, quizás porque encapsula todo el poder y el espíritu del libro, con ese vampiro terrorífico, andrajoso y viejo interpretado por Max Shreck. (4)
Curiosamente también, algunos estudiosos consideran que el triángulo amoroso Wilde-Stoker-Balcome es una lente a través de la que indagar en el Dracula de Stoker.
Florence Balcome sobrevivió a su marido veinticinco años. Falleció en 1937, a los 78 años. Fue incinerada en el Golders Green Crematorium and Mausoleum de Londres y sus cenizas fueron esparcidas en los Jardines del Descanso del mismo crematorio. La idea inicial era la de haber unido sus cenizas a las de su marido, que se conservan en una urna en el mismo lugar… Sí descansan junto a las de su padre las de Irving Noel Stoker, que murió en 1961.

220px-Golders_Green_crematorium_(pictures)_002

—————

(1) Aunque es archiconocido su juicio y condena por homosexualidad en 1895, Oscar Wilde se casó en 1884 con Constance Lloyd y tuvo dos hijos, Cyril y Vyvyan.

(2) Retrato de la joven Florence Balcome dibujado por Oscar Wilde. Se conserva en el Museo de las Mujeres de Irelanda.

(3) Incluso ha anunciado pastillas para la garganta, comida para gatos, insecticida, sistemas de seguridad (“protects you against uninvited guests”) y muchos productos más. Ha sido también cereales para el desayuno (Choculas). En las casi 170 películas friquis en las que aparece Dracula, ha sido también negro (Blacula, 1972), sordo ( Deafula, 1975, el primer film “firmado”), gay ( Dragula, 1973), estrella porno ( Spermula, 1975), y senil (John Carradine dejando su dentadura postiza en la mesilla en Nocturna, 1978). Y ha coincidido en la escena con Billy el Niño, Abbott & Costello, los ‘Hardy Boys y Nancy Drew’, y en ‘The Outer Space Chicks’.
También ha sido un personaje cómico, como en la película de George Hamilton y Leslie Nielsen, o el cariñoso abuelo judío de Los Monsters. Y hasta un dibujo animado: ‘Druckula’.

(4) Así describe Stoker a su icónico personaje:
“His face was a strong – a very strong – aquiline, with high bridge of the thin nose and peculiarly arched nostrils; with lofty domed forehead, and hair growing scantily round the temples, but profusely elsewhere. His eyebrows were very massive, almost meeting over the nose, and with bushy hair that seemed to curl in its own profusion. The mouth, so far as I could see it under the heavy moustache, was fixed and rather cruel looking, with peculiarly sharp white teeth; these protruded over the lips, whose remarkable ruddiness showed astonishing vitality in a man of his years. For the rest, his ears were pale and at the tops extremely pointed; the chin was broad and strong, and the cheeks firm though thin. The general effect was one of extraordinary pallor.”
(“Su rostro era extraordinariamente aquilino, con un gran puente en su delgada nariz y unas fosas nasales peculiarmente arqueadas; con su frente altiva, y el cabello escaso en las sienes pero largo en el resto. Sus cejas eran enormes, casi juntas sobre la nariz y tan abundantes que parecían rizarse en su propia exuberancia. La boca, en lo que podía adivinar bajo tan espeso bigote, era firme y de apariencia un poco cruel, con unos diente peculiarmente afilados que sobresalían de sus labios, llamativamente rubicundos para un hombre de su edad. Por lo demás, sus orejas eran pálidas y extremadamente puntiagudas, la barbilla ancha y fuerte y sus pómulos firmes aunque delgados. El efecto general era el de una extraordinaria palidez”).

RELACIONADOS