ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Origen de las expresiones “cabeza de turco” y “chivo expiatorio”

La expresión “cabeza de turco” es utilizada habitualmente cuando se culpa a alguien de algo que no ha hecho. Se considera que alguien es una cabeza de turco cuando se le responsabilizada de algún delito o alguna actividad poco ética, mientras que los verdaderos culpables quedan libres de castigo. El origen de esta expresión está en el tiempo de las Cruzadas.

Entonces los cristianos se enfrentaron a los turcos. Cuando un cristiano lograba matar a un turco en una batalla, le cortaba la cabeza para exhibirla como un trofeo. En esa época se culpaba a los turcos de todos los males, no sólo de los derivados directamente de la guerra, sino también de catástrofes naturales, enfermedades o accidentes. El soldado cristiano que le cortaba la cabeza a uno turco la colgaba en un lugar donde estuviera bien visible y le culpaba de todos sus males. Desde entonces se utiliza esta expresión cuando alguien que no ha tenido nada que ver con aquello de lo que se le acusa carga con todas las culpas.

Otra expresión con un significado similar es la de “chivo expiatorio”. En este caso, el origen se remonta a un ritual judío en el que el sumo sacerdote hacía recaer los pecados del pueblo de Israel en un chivo. Era la fiesta de las Expiaciones y en ella el rabino elegía a dos machos cabríos jóvenes. Después se sacrificaba a uno de ellos y se cargaban de forma simbólica las culpas del pueblo en el otro, al que se le nombraba Azazel y se le  abandonaba a su suerte en el desierto. De ahí proceden estas dos expresiones que se emplean normalmente en la actualidad cuando se cargan las culpas sobre un inocente y se deja libre de castigo al culpable.

 

Vía|Ecos de la distancia.wordpress

Más información|Turquía por descubrir

Imagen|Mitosleyendas.com

albertoroa Escrito por el feb 24 2012. Archivado bajo Cultura y Sociedad, Historia.





Acceder |