Opinión 


La Banka no siempre gana… pero Hacienda sí

“No hay nada tan inexorable como hacienda y la muerte.”

[¿Conoces a Joe Black?]

 

Existen dos cosas de las que una persona no se librará en su vida, una es la muerte y la otra hacienda. La diferencia es que ésta última llama a tu puerta multitud de ocasiones, mientras que la muerte solamente una vez, y aun pereciendo, tampoco te librarás de tu última contribución al fisco.

La semana pasada, Bankia contraatacó con un golpe bajo a los bufetes de abogados que le tenían contra las cuerdas estos últimos años por la gran estafa que supuso su salida a Bolsa en el año 2011. Se ganaban casi el 100 % de las demandas judiciales, condenando a la entidad a restituir el principal invertido más una cantidad indemnizatoria en concepto de intereses y costas, cantidad que los abogados aplican a sus honorarios por el trabajo realizado. Tantos golpes estaba recibiendo el banco, que el árbitro paró el combate declarando ganador por K.O. técnico a los abogados. El Tribunal Supremo ratificaba la nulidad de la Oferta Pública de Venta de Acciones por falsedad en la información del folleto informativo entregado a los accionistas.

Esta sentencia suponía una recompensa a varios años de esfuerzo y dedicación por parte de abogados que lucharon por recuperar lo que había sido robado a miles de personas que fueron engañadas por unos cuantos engominados que cargaban mariscadas a las tarjetas negras, a costa de aquéllos. Y gracias a ese trabajo, Bankia tuvo que claudicar la semana pasada y emitió un comunicado en el que prometía devolver todo el dinero a los accionistas minoritarios que suscribieron en la OPV, asestando una patada en las partes bajas cuando el combate ya estaba finalizado. La entidad no estaba dispuesta a pagar los honorarios de su rival.

joe blackBankia ha prometido restituir, en 15 días, la cantidad invertida más un 1% de interés anual con sólo firmar una solicitud en la oficina más cercana, poniendo como condición indispensable, cuando se reciba el dinero, renunciar a interponer acciones judiciales. El segundo combate se prevé más igualado, porque los despachos de abogados han de convencer a sus clientes que continúen con ellos, ya que si no reciben el dinero estipulado, se encontrarán desamparados por segunda vez, y ya no tendrán posibilidad de entablar acción judicial, ya que ésta habrá caducado en el mes de mayo, curiosamente cuando finaliza el plazo de solicitar la devolución.

Pero dejemos que el combate continúe y centrémonos en el manáger y dueño del boxeador Bankia: el Estado. Sí, porque cuando Bankia agonizaba, el Estado lo rescató, y como buen mecenas, exigirá su trozo de pastel en este combate multitudinario. Y en este punto es cuando aparece ese ser inexorable en nuestras vidas: Hacienda.

Se calcula que Bankia devolverá entre 1.400 y 1.500 millones de euros a unos 200.000 contribuyentes, y aún no se ha pronunciado sobre cómo tributarán esas cantidades recibidas y sus intereses correspondientes (alrededor de un 5%, computándolo desde julio de 2011). Si se devuelve la cantidad íntegra invertida, a cambio de restituir las acciones en cartera, o bien la cantidad obtenida en una venta anterior, la ganancia patrimonial será neutra, pero al restituir también esos intereses, habrá dos opciones y en las dos supondrá pagar impuestos: ganancia patrimonial ((capital invertido más intereses compensatorios) o rendimientos del capital mobiliario (si se conceptúan como intereses remuneratorios).A groso modo, serían unos 75 millones de euros para computar como bases imponibles, con sus correspondientes adelantos en forma de retenciones o pagos a cuenta. Y eso sin contar el caramelo que supone que 1.500 millones vuelvan a circular por la sociedad, que sin duda aprovechará la banca para fidelizar nuevas operaciones, y por ende, nuevas tributaciones.

La mayoría de accionistas desconocen los términos jurídicos que ahora están en boca de todos, como intereses y costas procesales, y reclaman su entrega; pero también ignoran que tales conceptos no les afectarán fiscalmente si recuperan las cantidades por vía judicial. La sentencia que declara la nulidad del contrato de suscripción produce una ineficacia “ab initio” del mismo, es decir, jamás existió, las partes se restituyen las prestaciones mutuamente y la cantidad recuperada es neutra patrimonialmente.; incluso en el caso de haber tributado por algún dividendo o interés percibida durante la vida del contrato, se podrá exigir la devolución a al fisco por ingresos indebidos. Respecto a los intereses y costas, el despacho hace suyos estos conceptos y los clientes no deberán soportar el IVA por los servicios prestados, ya que dichos servicios los pagará Bankia, es decir, el Estado.

Bankia engañó a miles de personas, la mayoría de avanzada edad, donde por desgracia la muerte ya llamó a su puerta. Ahora el timbre vuelve a sonar.

Imagen| Meet Joe Black

Nota de QAH: Los artículos publicados en la sección de Opinión reflejan únicamente la visión de su autor sobre un tema concreto. Constituyen una excepción a la misión de crear contenido que permita el aprendizaje y el desarrollo de sus lectores, propia de esta Comunidad. El objetivo de la sección es fomentar el debate y el intercambio de opinión aplicando para ello las mínimas restricciones temáticas y formales a los  temas tratados en ella. Tan solo se intervendrá con el fin de evitar ofensas a terceros. Los autores de los artículos de esta sección son los únicos responsables de las opiniones vertidas en ellos.

RELACIONADOS