Historia 


Operación Greif: Otto Skorzeny (III)

Un Stug III de la 150 panzerbrigade inspeccionado por un soldado norteamericano.

El 14 de diciembre de 1944, la 150 panzerbrigade llegó a su lugar de concentración, Münstereifel y dos días después se unió a las unidades a las que le habían sido asignada: las panzerdivisiones 1ª y 12ª de las Waffen SS y a la 12 de volksgranadier. Como estaba previsto, los kampfgruppen avanzarían junto a sus formaciones de vanguardia y, posteriormente, las dejarían atrás y se lanzarían sobre los puentes que constituían sus objetivos.
Sin embargo, y como decía Moltke el viejo, un plan no resiste cinco minutos tras el contacto con el enemigo, así, el atasco mayúsculo que se produjo en Losheim, hizo perder el contacto a los kampfgruppen con las unidades de vanguardia y, al no lograr llegar a la línea de inicio de la operación, Skorzeny dedujo el 17 que la operación Greif hacía fracasado (además, la 7ª División Acorazada norteamericana se había hecho con los datos básicos de la operación), por tanto, decidió juntar los tres grupos de combate y actuar como una unidad convencional, para lo cual se puso a disposición de Sepp Dietrich, que ostentaba el mando del 6ª Ejército Panzer de las SS.
Su misión, tomar Malmedy y situarse en posiciones de bloqueo ante cualquier contraataque que pudiera llegar del norte.

Panther del del Oberfeldwebel Bachmann.: el único Panther que alcanzó la orilla norte del Ambleve en Malmedy

El 20, los grupos X e Y estaban en posición, mientras que el Z se había retrasado y no podría participar en el ataque. Los grupos que sí participarían avanzaron por ejes de aproximación distintos, el Y se vio obligado a abortar la ofensiva castigado por la artillería enemiga, y el X, en un primer momento, y tras dos horas de combatir con dureza, también tuvo que retroceder, un segundo ataque llevó a parte de sus efectivos hasta el pueblo y los combates se desarrollaron casa por casa. Uno tras otro, los panthers que participaron en el mismo fueron puestos fuera de combate. Al final, hubo de retroceder igualmente.
La situación no pintaba bien y el objetivo estaba lejos de poder ser alcanzado: las espoletas de proximidad de la artillería aliada, que explotaban en el aire causando grandes destrozos, minaron la moral germana.
En la mañana del 22, el kampfgrupe Y intentó una nueva aproximación a Malmedy sólo para retroceder nuevamente, además, los puentes en torno al pueblo fueron volados.
Skorzeny dispuso a sus tropas en posiciones defensivas.
El día 23, la aviación aliada atacó Malmedy causando bajas por fuego amigo tanto en GI,s como en civiles (dos días después volvería a pasar lo mismo alcanzándose la cifra de 300 civiles muertos y un número indeterminado de soldados norteamericanos).
El 28, la 150 panzerbrigade fue relevada por la 18 volksgranadier división y enviada de a Graffenwöhr donde, posteriormente sería disuelta y los hombres reintegrados en sus unidades madre.

Uno de los pocos M3 que se consiguió reunir para equipar a los hombres de Skorzeny.

Respecto a los jeep teams, fueron enviados tras las líneas enemigas 4 grupos de reconocimiento y 2 de destrucción, según el propio Skorzeny. Estos se encontraron con dos graves problemas: por un lado su equipamiento era pobre, de respeto, lo que habían podido conseguir y que estaba muy lejos del equipamiento habitual del infante norteamericano. Por otro lado, la Wehrmact no concebía el no aprovechar completamente el material, en el caso de los jeeps, el no dotarlos de cuatro hombres por vehículo, sin embargo, rara vez, por no decir casi nunca, los norteamericanos lo hacían, de tal manera que cuatro soldados en un jeep, daba el cante.
No obstante, pese a su pequeño número, y las dificultades en las que se vieron envueltos, los jeep teams tuvieron un peso grande en el desarrollo de la batalla gracias a la paranoia que consiguieron crear y que condujo a la captura de bastantes soldados y mandos norteamericanos llegando a darse situaciones, cuando menos, graciosas: un oficial fue detenido al alabar las raciones K que consumían los soldados (los veteranos, hartos de comer siempre lo mismo, no podían hacerlo, en lógica, debería ser alemán), como sustitutas del santo y seña, se realizaban preguntas de las grandes ligas de beisbol para identificar los norteamericanos… y hay de aquél al que el beisbol no le interesará, que acababa detenido como presunto comando.

23 de diciembre de 1944. Se trata de Unteroffizier Manfred Pernass, Grefeiter Wilhelm Schmidt y Oberfahnrich Gunther Billing, capturados el 17.

Un equipo, capturado hizo correr el rumor de que Skorzeny buscaba capturar a Ike en su puesto de mando, lo que reafirmó el rumor que se había extendido, así que Eisenhower, por su seguridad, estuvo prisionero en sus propias dependencias hasta que se comprobó que no había peligro.
Al final de la batalla, 18 comandos habían sido capturados y fusilados.
En colaboración con QAH| Blog Historia Rei Militaris

Vía|Skorzeny, Otto: Luchamos y perdimos. Acerbo, 2003

Imagen|SutgIII, Panther, M3 y fusilamientos.

En QAH| Operación Greif: Otto Skorzeny I y II

RELACIONADOS