Especial II Guerra Mundial, Historia 


Operación Greif: Otto Skorzeny (II)

Entrada al Führerbunker en la guarida del lobo (wolfsschanze) en Rastenburg, Polonia.

Entrada al Führerbunker en la guarida del lobo (wolfsschanze) en Rastenburg, Polonia.

El 22 de octubre de 1944, Otto Skorzeny fue llamado a la Wolfsschanze (la guarida del lobo) en Rastenburg para ser ascendido a Obersturmbannführer y darle su siguiente misión: tomar los puentes del Mosa en la ofensiva que se iba a desarrollar. Sólo le quedaban 5 semanas para formar su nueva brigada panzer y entrenarla.
Teóricamente, se trataría de 3300 hombres repartidos en 3 batallones.
Tres días después cursó la petición de que se le enviaran voluntarios con un nivel de inglés (principalmente en su dialecto americano) aceptable, así mismo, pidió que le enviaran todo el material  norteamericano posible. Entre este material, destacarían 15 tanques, 20 blindados, 100 jeeps, 40 motos y 120 cañones, material que se entregaría entre tres grupos de ejército.
La sede de la nueva unidad estaría en Graffenwöhr (que también fue la zona de concentración de la división Azul).
Pero la realidad fue muy distinta: los voluntarios llegaban a un ritmo más bajo del que se esperaba y Skorzeny tuvo que solicitar la adhesión de unidades regulares para cubrir sus necesidades. Estas se estructurarían tomando como base dos compañías de fallschirmjager del destacamento (abteilung) 600 de las SS y una de la Jagdverbande Mitte de las SS. Así, recibió dos batallones paracaidistas de la Luftwaffe y la 7ª compañía de panzergranaderos.
Los carristas provenían de la 6ª división panzer y para los cazacarros  se incorporaron del Schwere Panzerjager abteilung (destacamento de cazacarros pesados) 655. Para los vehículos de reconocimiento lo harían de la 90 división de panzer granaderos y la 2ª división panzer, etc…
Al final, sólo se llegó a contar con 2500 hombres: 500 de las SS, 800 de la Luftwaffe y el resto del Heer. El nivel de inglés, excepto los voluntarios que se habían agregado de la Kriegsmarine y que habían trabajado en su vida civil de marinos mercantes, era inexistente. Además, se daba la circunstancia de que esos hombres, que debían nutrir los equipos de comando que se infiltraran tras la línea de frente para causar todo el caos y destrucción posibles, carecían de entrenamiento como saboteadores.

Miembros de la 150 Panzerbrigade junto a un blindado M-8 norteamericano.

Miembros de la 150 Panzerbrigade junto a un blindado M-8 norteamericano.

Respecto al material, las cosas aún fueron peor: el equipamiento norteamericano era de una calidad mejor que el alemán y, aquellos que se hacían con él (chaquetones, armas, vehículos) no los soltaban ni por asomo. Con lo que sólo pudieron reunirse 4 vehículos de reconocimiento, 30 jeeps y 15 camiones, el resto, serían alemanes pintados de verde oliva y con la estrella blanca de cinco puntas que ornamentaba los vehículos norteamericanos. Los panthers asignados (5 en total), fueron “mimetizados” como cazacarros M-10 a base de planchas de metal que se colocaron sobre el chasis y la torreta de modo que, con mala visibilidad podían dar el pego.
En armas cortas, sólo se pudieron reunir suficientes para dotar a los comandos, el resto portaría armamento germano.
Se da el curioso hecho de que una de las remesas de chaquetones, estos sí yankees, que llegaron a Grafenwöhr tenían el triángulo de prisionero de guerra con lo que tuvieron que ser devueltos. Obviamente, habían sido requisados en un campo de concentración.

Semioruga alemán Sdkfz 250 pintado como norteamericano.

Semioruga alemán Sdkfz 250 pintado como norteamericano.

La 150 Panzerbrigade, como así se denominó, se dividía en 3 kampfgruppen (grupos de combate), el X, el Y y el Z que serían, cada uno, asignado a la punta de lanza del 6ª Ejército Panzer de las SS de Sepp Dietrich: uno a la 1ª División panzer de las SS Leibstandarte Adolf Hitler, otro a la 12ª División panzer de las SS Hitlerjugend y otro a la 12ª Volksgranadier División.
Se formó una compañía, además, de comandos con los hombres que tenían un nivel de inglés aceptable. Lo más destacable, dentro de los comandos, eran los jeep teams (equipos de 4 hombres que viajarían en un mismo jeep). Su misión era  la de demolición, reconocimiento y causar todo el caos posible. Estos equipos, reconocerían y vigilarían los puentes que eran el objetivo de los kampfgruppen y, si les era posible, los tomarían y defenderían hasta su llegada.
La 150 panzerbrigada, pues, debían capturar y asegurar los puentes de Amay, Huy o Andenne. Una vez las puntas de lanza de la ofensiva de Dietrich llegaran a Hohes Venn, los tres grupos de combate se despegarían de ellas y avanzarían por la noche hasta tomar sus objetivos, según estaba previsto, seis horas más tarde.
El 14 de diciembre de 1944, la unidad se concentró en Münstereifel y el 16 se unieron a las unidades de vanguardia a las que estaba asignada. La batalla de las Ardenas, había comenzado.

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris.

Vía|Skorzeny, Otto: Luchamos y perdimos. Ediciones acerbo, 1979
Imagen|Wolfsschanze, M-8, Sdkfz 250.
En QAH|Operación Greif: Otto Skorzeny (I).

RELACIONADOS