Derecho Mercantil, Jurídico 


Operación acordeón en las sociedades mercantiles.

En terminología mercantil-contable, se conoce como operación acordeón aquella por la cual una sociedad mercantil procede a realizar una reducción de su capital a cero o a una cifra inferior a la mínima legalmente establecida y, como sea que dicha operación únicamente puede realizarse si, de forma simultánea, se acuerda también un aumento de capital hasta una cantidad que resulte igual o superior a la referida cifra mínima, de ahí su denominación.

Tras esta exposición del concepto, debemos tener en cuenta que esta operación tiene su previsión legal en los vigentes artículos 343 a 345  del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital (TRLSC).

El supuesto de hecho que da lugar a este tipo de operación suele ser, por lo general, el acaecimiento  en el seno de la empresa de una acumulación de sucesivas pérdidas y como consecuencia, una situación de grave desequilibrio patrimonial. Según la normativa que regula las sociedades de capital, aquélla obliga al restablecimiento del equilibrio mediante la operación acordeón que hemos definido anteriormente o bien, siguiendo la normativa vigente, proceder a la disolución y liquidación de dicha sociedad.

Este tipo de operación preserva para los socios y acreedores de la sociedad mercantil: la debida protección de los derechos de  los mismos en esta operación de saneamiento.

En relación a los socios, nos referimos al derecho de suscripción preferente, ya que un socio tras la reducción y el posterior aumento del capital, puede optar por:

  1. Ejercer el derecho de suscripción preferente, suponiendo dicho ejercicio una consecuencia que se  materializa en el hecho de que el socio no pierde el poder que ya ostentaba antes de la ampliación de capital en la empresa, como fruto de dicha operación acordeón; sin embargo, el socio sí pierde dinero en este caso, debido a que éste decide ejercer ese derecho de suscripción preferente para la compra de las nuevas acciones que se han emitido, y debe pagar el precio de la mismas.
  2. No ejercer el derecho de suscripción preferente, supuesto en el que el socio vende esos derechos a los demás accionistas, y por tanto gana dinero, pero pierde poder dentro de la empresa.

También, en relación a los socios, podemos hablar del derecho de información que tiene como principal objeto el reconocimiento a los socios de  la posibilidad de  conocer la situación de la empresa mediante el Balance auditado, en donde la ley establece una garantía que puede ser renunciable por parte de aquéllos, así pues, no es una obligación que dicho Balance se encuentre auditado. A modo de ejemplo, en algunas empresas se ha llegado a ocultar la verdadera situación estática de su Balance con el propósito de manifestar sucesivas pérdidas cuando en realidad la situación de la empresa es buena, todo ello con el objeto de conseguir expulsar a algún socio del poder de la empresa (Consejo), ya que lo que suele ocurrir en estos casos es que se dispone de información privilegiada, sabida de antemano, por parte de algunos socios que tendrán algún prejuicio no objetivo contra ese socio que quieren expulsar, no disponiendo éste de los medios económicos o financieros suficientes para poder ejercer el derecho de suscripción que surge con la ampliación de capital, y por tanto, conseguir que aquél pierda poder en la empresa. Esto es un uso abusivo e ilegal, a mi entender, de la operación acordeón. Aquí en este ejemplo podemos encuadrar la mala praxis de dicha opción para solventar los problemas de saneamiento de una empresa; evidentemente ésta supone un uso ilegal de dichas operaciones; no podemos olvidar que los socios cuentan con las herramientas jurídicas que el propio Derecho les otorga para defender sus intereses.

En cuanto a los acreedores si la cantidad en la que aumenta el patrimonio social alcanza la anterior o la supera (inicial), esto supone un beneficio para los acreedores.

Estas operaciones acordeón son propias de grandes empresas y con la actual crisis financiera se ha acentuado su práctica y uso.

Aquí, podemos apreciar la operación de doble movimiento para sanear pérdidas.

Vía| Webasesores

Más informacióm| Blogspot Juan Sánchez Calero

Imagen|Antonio Esteban 2.0

RELACIONADOS