Derecho Mercantil, Jurídico 


OPA, ¿vamos a obligar?

Tomador de control fumandoOPA, lejos de hacer corrales, responde a las siglas de oferta pública de adquisición. La relevancia de estas siglas en el mercado se encuentra en el estricto régimen legal que obliga a su formulación. Aunque existen OPAs voluntarias que se pueden dirigir tanto a sociedades que cotizan como a las que no lo hacen, es el sistema de OPA obligatoria el que condiciona el mercado de control. Partiendo de la imprescindible y coherente premisa de que tiene que haber involucrada una sociedad cotizada, la Ley del Mercado de Valores (en su artículo 60) y el RD 1066/2007 de OPAs (artículos 3 y siguientes) obliga a aquel que alcance el control de una sociedad cuyas acciones se negocien en un mercado secundario oficial, a hacer una oferta a precio equitativo por la totalidad de los valores de la sociedad afectada.

Frente a la normativa anterior que se basaba en el sistema de OPA a priori –bastaba que se pretendiera adquirir un determinado volumen valores para que ya existiera la obligación de extender esa oferta a la totalidad de las acciones–, la regulación actual impone dicha obligación a posteriori: una vez se ha alcanzado la participación de control. El artículo 4 del RDOPAS que desarrolla la normativa en esta materia distingue entre OPA por adquisición y OPA por designación. Así, se tendrá por obligado a formular una OPA por el 100% de las acciones de la sociedad afectada a quien (i) directa o indirectamente, alcance un porcentaje de derechos de voto igual o superior al 30 %; o bien, (ii) cuando alcanzando un porcentaje de derechos de voto inferior, ese accionista designe –aunque no haya habido nueva adquisición de acciones y generalmente mediante acuerdo parasocial con otros accionistas–, en los 24 meses siguientes a la fecha de la adquisición o del momento en que se alcanzó el pacto, un número de consejeros que, unidos, en su caso, a los que ya hubiera designado, representen más de la mitad de los miembros del órgano de administración de la sociedad.

Mi humilde traducción de lo anterior, y aquí quería llegar, es que quien consiga una posición en una empresa cotizada que le permita decidir determinantemente sobre su política y en consecuencia sobre el futuro de la compañía, está obligado a dar la oportunidad a todos los accionistas de esa sociedad–con independencia del volumen de su participación– a salir de su capital social ante el cambio de dirección y gestión, y además poder hacerlo en condiciones objetivamente justas. Por tanto, la imperatividad de este régimen pretende proteger al accionista minoritario, de manera que éste no quede prisionero de las decisiones de un accionista (o varios actuando en concierto) que posee el control, pudiendo abandonar el barco aceptando la oferta (OPA) que éste está obligado a formular; y que las condiciones de esa oferta/salida se correspondan cualitativamente con el interés mostrado por el oferente en tomar el control de la compañía “target”. Lo intento de nuevo. Puede que para influir decisivamente en la gestión de la empresa cotizada, al que pretende el control, le baste con negociar con un pocos pero importantes accionistas (mayoritarios, que juntos reúnan más del 30% de los derechos de voto), olvidando así del resto. De forma que en ausencia de obligación de extender a estos últimos la oferta en los mismos términos –a lo que, en principio, obliga la normativa–, el problema no es que el pretendiente vaya a ofrecer un precio menos atractivo a estos accionistas minoritarios, sino que ni siquiera estará interesado en su participación puesto que ya ha alcanzado el control de la sociedad. Por estos dos motivos básicos: liberar a los accionistas prisioneros contra su voluntad de quienes ostentan el control, y garantizar la igualdad de trato de todos ellos (a través del equitativo reparto del sobreprecio de control), la ley establece la formulación obligatoria de una OPA sobre la totalidad de las acciones de la compañía-objetivo.

Vía | Real Decreto 1066/2007, de 27 de julio, sobre el régimen de las ofertas públicas de adquisición de valores.

Image |Tomador de control

RELACIONADOS