Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Emprendedores, Jurídico 


Ojo al abandonar tu empresa para emprender

Dejar mi empresa para emprenderEs bastante frecuente que nos vengan ideas a la cabeza mientas trabajamos para otros, es decir, cuando trabajamos por cuenta ajena. ¿Abandonar la seguridad del trabajo y saltar al vacío o probar tu idea mientras trabajas?

Antes de abandonar tu puesto de trabajo para emprender, o empezar a desarrollar tu idea de negocio al mismo tiempo que trabajas, debes plantearte cuestiones de suma importancia para el futuro de tu empresa. Para ello, tendrás que distinguir dos situaciones:

En primer lugar, todo trabajador, aunque no haya firmado nada, tiene un deber de lealtad hacia su empleador. Dependiendo del estrato de la empresa en que te encuentres, esos deberes, conocidos como deberes fiduciarios, serán más o menos intensos.

La idea básica es la siguiente: no debes hacer nada que pueda perjudicar a la empresa para la que trabajas. Esta idea podría encuadrarse en la transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo (artículo 54.2 d) del Estatuto de los Trabajadores). Se trata de un incumplimiento contractual en el que caben muchos supuestos y que puede ser motivo de despido.

Como decía, si tu posición en la empresa es relevante (dependencia de la empresa respecto de tu trabajo, importante acceso a sus recursos, secretos industriales, etc.), se te exigirá per se deberes de confidencialidad y no competencia, entre otras cosas, y en caso de duda, serás examinado con lupa.

Si en cambio has firmado una serie de cláusulas restrictivas, tendrás obligaciones contractuales, de modo que desempolva tu contrato y ojéalas antes de tomar cualquier decisión. Veamos brevemente algunas de las cláusulas más comunes (lógicamente, en caso de conflicto, habría que analizar la validez de cada una de ellas):

No moonlighting provisión:

  • ¿Tu primera opción era seguir trabajando y desarrollar tu idea en tu tiempo libre? Si esta cláusula (frecuente en derecho anglosajón) aparece por tu contrato ya puedes olvidar esta idea, pues te comprometes a no embarcarte en otros proyectos (relacionados, o no) durante la vigencia de éste.

No competencia:

  • En relación con la anterior y más común en nuestro ordenamiento. Por ejemplo:

Durante la vigencia del contrato, el trabajado no podrá competir, ya sea directa o indirectamente, como emprendedor o empleado o en cualquier otra forma, por ejemplo, a través de inversiones, para una empresa que compita directamente con la Empresa o sus filiales.

  • Pero además, podrá establecerse incluso cuando la relación laboral se haya extinguido, esto es, cuando ya no trabajes para la empresa. Por lo que tendrás que esperar para poner en marcha tu idea. El tiempo, la zona geográfica o el sector en el que se te restringe competir, y el resto de variables no podrán ser desproporcionadas.

Confidencialidad (Non-Disclosure Agreement):

  • Este es un clásico en las grandes empresas. Durante la vigencia del contrato y tras su conclusión el trabajador está obligado a mantener el más estricto secreto en relación con la información confidencial de la compañía a la que haya tenido acceso, así como a no explotarla para sí o para terceros.

Propiedad intelectual:

  • En virtud de esta cláusula, puede establecerse que durante la vigencia del contrato, cualquier creación o invención del trabajador pasará a ser propiedad de ésta. Como siempre, con ciertos requisitos:
    • ¿Tiene que ver con la actividad que desarrolla la empresa?
    • ¿Has usado los recursos de la empresa?

Como ves, emprender encierra dificultades incluso antes de empezar. Si estás decidido a irte, mi consejo es que salgas de tal manera “que te dejen las puertas abiertas”, nunca se sabe, en el futuro puedes encontrar en tu antiguo empleador un socio o incluso financiación. Dicho esto, sé honesto y no mientas si te preguntan cuáles son tus planes de futuro (podrían usarlo contra ti) y por supuesto, no hagas un video bailando en la oficina como hizo esta chica, por original que sea.

Vía | Law and the Entrepreneur

Imagen | Marina Schifrin, Emprender

Más información | ¿Trabajar por cuenta ajena o emprender?

 

RELACIONADOS