Trending 


¿Ocupar parte de mi tiempo a la reflexión y el pensamiento?

Es un hecho que la vida de familia, trabajo y ocio cada vez es más complicada porque nos hace falta tiempo. El factor tiempo es clave y lo habitual es que escasee. En una cotidianidad acostumbrada a la inmediatez de las cosas –desplazarnos en coche para llegar antes, utilizar soportes informáticos y teléfonos móviles que nos facilitan comunicación e información al instante…- reservamos o, mejor dicho, tenemos poco espacio para la reflexión.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/106877/jorge-ubeda-dedicar-tiempo-pensar-reflexionar-si"]

Para pensar y reflexionar necesitamos tiempo, calma y cierta tranquilidad. El ser humano cuenta con una capacidad exclusiva en su especie que es el pensamiento. Analizar el porqué ocurren las cosas, qué camino lleva nuestra vida, cómo se plantea el futuro o, simplemente, cuestionarnos cómo funciona nuestro entorno es un aspecto que de un modo u otro están presentes en nuestro día a día. No significa que sea preciso contar con periodos largos de reflexión, basta con reservar alguna parte del día o la noche, por pequeña que sea, para pensar.
summer-336664_640 (1)Encontrar el momento más adecuado, con menos ruido e interrupciones, es ideal para alcanzar el clima más “ad hoc” y sereno. De este modo, tendremos el hueco para dedicarnos a esta actividad tan representativa y específica del hombre que el sistema de constante bombardeo mediático e informativo, que impera en nuestros días, no nos permite ejercer todo lo que deberíamos. El estrés, las prisas y no contar con tiempo son los mayores enemigos del pensamiento. Hoy en día es cada vez más frecuente recurrir a sistemas como el yoga o la meditación como ayuda para alcanzar una plena consciencia que nos abra el camino al pensamiento.

Y tú, ¿qué opinas?

Por María Font Oliver

 

RELACIONADOS